La Policía, la DEA y agentes colombianos abortan un pase de droga en el parking de un centro comercial

La operación se saldó con tres detenidos y la incautación de nueve kilos de cocaína

imagen de los fardos de droga incautados
imagen de los fardos de droga incautados

En una operación conjunta de la Policía Nacional con la Oficina Americana de Madrid en la lucha contra la droga (DEA) y la Dirección Especializada contra el Narcotráfico de Colombia, se ha logrado abortar un pase de droga en un parking de un centro comercial en Madrid.

En una operación conjunta de la Policía Nacional con la Oficina Americana de Madrid en la lucha contra la droga (DEA) y la Dirección Especializada contra el Narcotráfico de Colombia, se ha logrado abortar un pase de droga en un parking de un centro comercial en Madrid. Los agentes detuvieron in fraganti a tres personas cuando se disponían a realizar la entrega de nueve kilos de cocaína.

La investigación comenzó el pasado mes de agosto cuando, en el marco de la cooperación internacional contra el narcotráfico, agentes de la Policía Nacional comenzaron una investigación conjunta con la agencia antidroga de los Estados Unidos (DEA) y la Dirección Especializada contra el Narcotráfico de Colombia. Los agentes centraron sus pesquisas en una organización criminal, compuesta por ciudadanos colombianos afincados tanto en su país de origen como en Europa, dedicados a introducir cocaína en nuestro país a través de vuelos comerciales para su posterior distribución en el continente europeo.

1.300 euros en efectivo como parte del pago de la droga

Las pesquisas de los agentes de la Policía Nacional, y el intercambio de información policial internacional, dieron como resultado la localización de un envío de la sustancia estupefaciente a la ciudad de Madrid que iba a ser vendida de forma inminente. Así se estableció un dispositivo policial de vigilancia que condujo a los agentes hasta el parking de un área comercial de la capital, donde detuvieron in fraganti a los tres individuos implicados en la operación, frustrando así la venta de nueve kilogramos de cocaína.

Además del estupefaciente, los agentes intervinieron 1.300 euros en efectivo, numerosos terminales telefónicos y tarjetas SIM así como documentación.