Tres turistas españolas son agredidas sexualmente en Senegal

Un hombre y tres mujeres, fueron retenidos por el grupo, aún sin identificar, que agredió sexualmente a las mujeres y les robó 4.400 euros

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Las fuerzas de seguridad de Senegal han abierto una investigación para detener a los autores del robo y violación a cuatro turistas españoles que viajaban el jueves en la región sur del país de Áfica occidental.

Unas amigas españolas que se encontraban en Senegal disfrutando de unos días de vacaciones fueron atracadas y agredidas sexualmente el pasado jueves. El grupo estaba formado por tres mujeres y un hombre, los cuales estaban visitando la zona de Casamance cuando fueron secuestrados mientras se encontraban en el interior de un vehículo alquilado, conducido por un senegalés. Las autoridades del país africano informaron que los atacantes violaron a las tres mujeres, y que sustrajeron al grupo aproximadamente 4.400 euros y más de 315.000 francos CFA (unos 900 euros) antes de esfumarse en el monte y poner en libertad a sus rehenes.

Una de las tres mujeres tuvo que ser trasladada a un centro hospitalario de Kaffountine para recibir atención médica tras el ataque, aunque no trascendió su estado de salud. Otra de las chicas sí corroboró a varios medios de comunicación que fue un robo a mano armada que terminó en violación, aunque la información de cómo se produjo el asalto no fue totalmente esclarecida. El Ministerio de Asuntos Exteriores español confirmó a primera hora de ayer que el Consulado en Dakar ha ofrecido ayuda y asistencia a los cuatro turistas y que siguen de cerca el estado de salud de la mujer que al cierre de esta edición continuaba ingresada.

El comandante de la Gendarmería local afirmó por su parte que «el incidente se encuentra bajo investigación y que, de momento, no desarrollarán los detalles». El Ejército y la Policía han desplegado diversos operativos para poner localizar y detener a los atacantes que aún están por identificar.

El suceso tuvo lugar en Diouloulou, al sud de Casamance, una zona de las más concurridas por los turistas. La seguridad de la región, plagada de bosques y playas tropicales, se encuentra en entredicho tras la muerte de catorce trabajadores locales el pasado 6 de enero a manos de un grupo armado que fue detenido y puesto en libertad bajo vigilancia judicial.

Senegal, un popular destino de aventureros viajeros, se encuentra inmerso en un conflicto secesionista que se extiende ya desde hace más de dos décadas que ha dejado un elevado número de muertes. El problema es que ahora se ha vuelto a reavivar la lucha fratricida tras el alto al fuego de 2014. Los rebeldes que buscan la separación han reducido las garantías de protección y menguado la actividad financiera de la zona. De hecho, a primeros de año, 13 jóvenes fueron asesinados y siete resultaron heridos en Casamance después de que fueran atacados por un grupo de hombres armados.