La Semana Santa termina con cinco fallecidos menos que en 2018

La operación de tráfico de Semana Santa se cerró ayer con 26 muertos, a la espera de que la DGT presente hoy los datos definitivos.

Colas kilométricas en la AP-7 , en la operación salida de Semana Santa / Efe
Colas kilométricas en la AP-7 , en la operación salida de Semana Santa / Efe

La operación de tráfico de Semana Santa se cerró ayer con 26 muertos, a la espera de que la DGT presente hoy los datos definitivos.

La operación de tráfico de Semana Santa se cerró ayer con 26 fallecidos en las carreteras, según informó ayer a este periódico la DGT cuando faltaban cuatro horas para que terminase el operativo. Desde la DGT no precisaron cuántos accidentes se han registrado ni en qué vías ni tipo de automóvil ni si fueron las salidas de vía el accidente más frecuente, a la espera de presentar hoy los datos definitivos. Pero si la cifra no cambia, el operativo especial de Semana Santa de este año se cerrará con cinco muertos menos que en 2018, cuando se registraron 31 fallecidos en las carreteras y 159 heridos graves. Y eso pese a que las previsión de la DGT es que se realizan unos 15,5 millones de desplazamientos de largo recorrido por la carretera, que, de confirmarse, sería la mayor en años.

La operación especial de Tráfico arrancó el viernes 12 de abril a las 15:00 horas y finalizó ayer a las 00:00. Once de las víctimas mortales fallecieron entre el pasado día 12 y el domingo 14 de abril, durante la primera fase del dispositivo.

Respecto a los atascos, al cierre de esta edición, en Madrid «no quedaban ya retenciones salvo en la A-6 de salida de Madrid», precisaron desde el Servicio de Información de Carretera de la DGT. Y eso pese a la tarde tan complicada que se había registrado. En Barcelona, un accidente múltiple en la AP-7 a la altura de Roda de Berà (Tarragona) y otro en la A-2 a su paso por Esparreguera (Barcelona) causaron retenciones de 20 y de 14 kilómetros, respectivamente, aunque al cierre de esta edición las retenciones eran de «dos km en la A-2 y seis en la AP-7 a la altura de Castellbisbal. En Valencia, el tráfico a las 20:30 horas era intenso en el acceso a la ciudad con 11 km de retenciones por la A-3, pese a que se habían registrado más de 20 km durante el día. Las esperas también fueron notorias en Burgos, donde a las 20:30 había 17 km de retenciones en la AP1».