Las 10 peores dietas de la historia (y las 10 mejores)

Para cumplir el propósito de perder peso es necesario acudir a un nitricionista
Para cumplir el propósito de perder peso es necesario acudir a un nitricionista

Uno de los propósitos de miles de españoles para este año es perder peso. El problema es que después de los excesos navideños y la falta de paciencia, lleva a muchas personas a seguir dietas estrictas, que hacen perder peso en poco tiempo. El problema de esta realidad es que la mayoría de las personas que se ponen a régimen acaban recuperando el peso por hacer una mala elección de la dieta. Por ello, IMEO, una entidad médica dedicada al tratamiento del sobrepeso y la obesidad, con la colaboración de más de 30 profesionales, ha realizado un ranking con las mejores y las peores dietas para este año.

Las 10 peores dietas de la historia

Son extremadamente agresivas. Prometen perder mucho peso en poco tiempo, hasta 15 kilos al mes o, incluso, un kilo por día. Muchas de ellas utilizan productos o remedios milagro (lombriz, bacteria, parche de lengua), o se basan en el consumo excesivo de un producto (sirope de savia, agua marina, limón, manzana). Además de múltiples efectos secundarios que deterioran la salud, estas dietas arrastran un importante efecto rebote y son totalmente desaconsejadas para adelgazar.

1-. La dieta de la solitaria. Consiste en tragarse una cápsula con huevos de lombriz solitaria con el único propósito de perder peso. Este método es extremadamente peligroso y podría causar una gran cantidad de efectos secundarios indeseables como la desnutrición o incluso la muerte.
2.- Dieta de E. coli.
Al igual que la anterior, consiste en ingerir una bacteria que provoca diarreas, produciendo en algunos casos deshidratación e incluso puede desencadenar un fallo renal.
3 y 4.- Dieta del parche de la lengua y la dieta de la sonda. Ambas son extremadamente agresivas y tienen un alto porcentaje de efecto rebote, ya que la primera promete perder 15 kilos en un mes y la segunda, 10 kilos en 10 días.
5 y 6.- Dieta del ayuno y la dieta del delfín. Basada en el consumo de agua de mar. Un ayuno prolongado reduce la velocidad del metabolismo y, si no se hace bajo control médico, puede ocasionar mareos, fatiga y debilidad muscular, recalca Bravo. En lo que respecta al consumo de agua de mar, no es nada recomendable, ya que la sal va a ir disminuyendo el índice de líquido de nuestro organismo, pudiendo provocar una deshidratación en forma de diarrea, además de hipertensión y cálculos renales.
7.- La dieta Flash o Express.
Es una dieta hipocalórica de aproximadamente 800 Kcal diarias, que se centra en consumir el mínimo diario necesario para subsistir. Permite perder un buen número de kilos en muy poco tiempo y también tiene un gran efecto rebote.
8.- La dieta de sirope de savia ocupa. Desatiende por completo las necesidades del organismo humano y está totalmente contraindicada para adolescentes o persona en edad de crecimiento.
9.- Dieta del limón. Con un gran efecto rebote. Consumir en exceso un ácido tan potente es perjudicial y obliga a nuestro organismo a utilizar sus sistemas de compensación consumiendo muchos oligoelementos. Además, esta dieta es especialmente contraindicada en personas con problemas de reflujo, acidez de estómago, ácido úrico elevado o estreñimiento.
10.- Dieta de la manzana. Se ha hecho especialmente popular tras los excesos navideños por sus propiedades tanto diuréticas, como depurativas. Es una fruta que no contiene proteínas, por lo que a la hora de perder peso sólo eliminaremos masa muscular y cuándo terminemos la dieta volveremos a recuperar el peso con gran facilidad. Está especialmente contraindicada en las mujeres en edad de menopausia.

Las 10 más saludables

Las dietas más saludables son las que proponen una pérdida de peso moderada, fácil de mantener en el tiempo y sin efecto rebote. utilizan casi todos los grupos de alimentos, aunque restringen las cantidades. Suelen especificar para quien son indicados o qué problemas vienen a tratar (mujeres en menopausia, vegetarianos, personas con hipertensión o retención de líquidos). Además, ayudan a reeducar los hábitos alimentarios y llevar una vida saludable.

1.- La dieta de vino y jamón. Es la versión "gourmet"de la dieta mediterránea, con una selecta variedad de alimentos donde priman los productos por excelencia de España, el vino y el jamón, y como tal es una dieta rica en sabores que permite perder entre 4 y 6 kilos en un mes, sin aburrirse o sentir hambre, es la dieta para los que no les gusta hacer dieta.
2.- Dieta DASH. Pensada especialmente para pacientes con hipertensión, es idónea para la pérdida de peso. Limita el consumo de sal, procura una buena hidratación y ayuda a reeducar los hábitos alimentarios.
3 y 4.- Dieta bioproteinada y disociada.
Beneficiosas sobre todo en mujeres con menopausia. Estas dietas restringen ciertos hidratos de carbono de elevado índice glucémico y centran su consumo en la primera mitad del día, cubriendo el resto de comidas con proteína de alto valor biológico, pero sin sobrepasar la cantidad recomendada.
5.- Dieta mediterránea. Es ideal para mantener un estilo de vida saludable. Las raciones de frutas, verduras y proteínas animales son adecuadas. No obstante, para perder peso, necesita algunas restricciones, sobre todo en la cantidad de cereales.
6.- Dieta depurativa.
La mejor para eliminar la retención de líquidos. No conviene mantenerla en el tiempo, ya que el aporte calórico es bastante restringido, pero iría bien uno o dos días a la semana intercalada con nuestra dieta de pérdida de peso.
7.- Dieta de los indices glucémicos. Enfocada a la pérdida de masa grasa. Beneficiosa para perder peso en un plazo medio sin efecto rebote.
8.- Dieta de la zona.
Es la dieta antiinflamatoria por excelencia. Muy equilibrada en cuanto a cantidades de macronutrientes (40% de hidratos de carbono, 30% proteínas y 30% de grasas), pero bastante complicada de seguir en las comidas fuera de casa.
9.-Dieta de la enzima prodigiosa.
Probablemente la más popular del año 2013. Se basa fundamentalmente en el consumo de frutas y verduras frescas y carne y pescado. Evita la leche y sus derivados, lo que puede conllevar a largo plazo déficit de calcio. Elimina completamente el alcohol y los excitantes para mejor la salud digestiva.
10.- Dieta vegetariana (ovolactovegetariana).
Teniendo en cuenta los hábitos alimentarios de los vegetarianos para conseguir la pérdida de peso habría que reducir el consumo de hidratos de carbono de elevado índice glucémico y sustituirlos por verduras, reducir el consumo de quesos grasos o lácteos enteros y aumentar el consumo de proteína a través de legumbre, proteína vegetal y clara de huevo.