Liberan a un perro encerrado en un coche a 52 grados

La dueña del vehículo indicó que había estado hora y media fuera comiendo pizza

Escenas como esta son más habituales de lo que podamos pensar. El británico Clive Oxley rompió la luna de un coche en el que había un perro un perro jadeante y con problemas para respirar.

Escenas como esta son más habituales de lo que podamos pensar. El británico Clive Oxley, de 49 años, comprobó cómo en el interior de un vehículo todoterreno de Saint Ives había un perro jadeante y con problemas para respirar. El coche estaba al sol y en el interior, la temperatura superaba los 52 grados. El dueño del animal lo había abandonado, dentro de una minúscula jaula, para ir a un establecimiento a comer pizza.

Oxley indicó que "No hay ninguna explicación para dejar a un perro en ese estado. Ni siquiera por algo tan insignificante como ir a por una pizza". Por ello, decidió romper la ventana del coche y liberar al animal, informa "Daily Mail".

La mujer volvió con su pizza y "comenzó a gritarme. ¡Oh, Dios, mi perro!". Cuando llegó la Policía dijo que sólo había estado hora y media fuera. "Ese pobre perro estaba hirviendo en una pequeña jaula, sin agua y sin aire. Tenía que romper la ventana y conseguir liberar al perro. Lo volvería a hacer", declarón Oxley.

Las policías de Devon y Cornwall indicaron que la policía dijo que culquiera tiene derecho a entrar en un coche si creen que un perro está en peligro. Un portavoz dijo que "con el calor aumenta el número de expedientes de perros abandonados en automóviles. 'La temperatura puede elevarse muy rápidamente dentro de un coche durante los meses de verano. Los perros no tienen la capacidad de refrescarse y por lo tanto puede sufrir un golpe de calor que puede ser fatal", añadió.