Los bancos de cordón umbilical, en un limbo tras la decisión del Supremo

Vidacord le echa un pulso a la ONT y decide almacenar cordones privados en España

Ya hay cerca de 200.000 muestras de cordón umbilical expatriadas en bancos europeos
Ya hay cerca de 200.000 muestras de cordón umbilical expatriadas en bancos europeos

La decisión del Tribunal Supremo de derogar el Real Decreto que establecía las normas de donación y almacenamiento (entre otras) de noviembre de 2010 ha levantado polvareda ya que deja en un limbo jurídico la posibilidad, o no, de que se puedan almacenar en bancos privados y en territorio español la sangre de cordón umbilical. Aunque el director de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) insiste en que «sólo se trata de un paréntesis de unos meses» y que se podría recoger en alguna de las normas que están en tramitación parlamentaria hoy, lo cierto es que no todas las empresas que trabajan en esta área están dispuestas a esperar.

Vidacord, la compañía que interpuso la demanda en 2007, va a ofrecer a partir de ahora la posibilidad de almacenar las células de cordón en su banco de Alcalá de Henares (Madrid) y, al contrario que hasta ahora, delimitar su uso privado, ya que el Real Decreto 411 de 1996 es el que ellos consideran que está vigente, tras la anulación del de 2006 que establecía la universalidad de la donación. Ángel Álvarez aseguró ayer que «los padres que quieran podrán depositar su donación en nuestro banco de Madrid o en el que tenemos en Nottingham (Reino Unido)». Asimismo, «aquellos que nos soliciten traer su unidad de vuelta a España, también podrán hacerlo». Es cierto que ellos insisten en que «no vamos a ser proactivos en este tema, pero sí que se ofrece la posibilidad». Vidacord asegura que tienen almacenadas 17.000 muestras, aunque sólo 263 se guardan en Madrid. Éstas últimas se mantienen a disposición universal como marca el Real Decreto derogado. Pero Álvarez solicita que en la ley que se elabore para regular sus bancos «no se expropie el cordón umbilical a los padres», sino que se les dé la posibilidad de almacenarlo para su uso privado o que lo done, pero «siempre que sea una cesión consentida, no obligada». En cuanto a la futura norma, el presidente de Vidacord reta a la ONT y a la Administración a que «no hagan una norma a las bravas» porque si consideran que la ley que se tramite en el Congreso va en contra del derecho de los padres a decidir «iremos al Tribunal Constitucional para reclamar su derogación», advierte.

A la determinación de Álvarez no se suma Alfonso Sánchez, director del otro banco privado con sede en España, Ivida. «Nos gustaría evitar que las muestras salieran de nuestro país porque ayudaría a mejorar la calidad e innovación, pero nosotros no pensamos en echarle ningún pulso a la Administración y vamos a seguir trabajando al igual que ahora». Eso significa que a las familias les van a seguir ofreciendo la posibilidad de dejar sus cordones en su base de Lisboa o en la de Madrid, aunque estas últimas van a seguir a disposición universal como determinaba el Real Decreto de 2006, ya que «la decisión del Supremo no entra a valorar el contenido de la norma, sino la forma en la que se reguló». Tampoco acompañarían a Vidacord al Constitucional si la ley que salga del Parlamento no les gusta. «Nosotros trabajamos de la mano de la ONT».

Lo cierto es que, de acuerdo con los datos de Vidacord, hoy existen cerca de 200.000 muestras de cordón umbilical expatriadas en bancos europeos, ya que según el director de Ivida, «el 99 por ciento de las familias optan por lo privado».