Los franceses valoran más a los españoles que viceversa

Los franceses ven a los españoles mejor de lo que los españoles les ven a ellos. Esta es una de las conclusiones del Estudio 'España-Francia: visiones mutuas', realizado conjuntamente por Diálogo y el Real Instituto Elcano, y presentado esta tarde.

El estudio analiza la percepción que españoles y franceses tienen unos de otros en diferentes ámbitos (sociales, políticos, económicos, artísticos o culturales).

Revela que el 92 por ciento de los franceses tiene una buena imagen de España, percepción que llega a ser bastante buena o muy buena en la mitad de los casos. Algo similar ocurre al contrario, aunque el porcentaje de españoles que tiene buena opinión sobre Francia es 15 puntos inferior, un 75 por viento.

A pesar de esta percepción positiva, los franceses se puntúan a sí mismos mejor que a los españoles en todos los aspectos por los que se les ha preguntado, pero sobre todo en desarrollo económico, influencia internacional y calidad en la producción de bienes y servicios, informan en una nota de prensa los dos autores del estudio.

Las personalidades españolas más conocidas por nuestros vecinos son el tenista Rafa Nadal (90%), la actriz Victoria Abril (88%), el Rey Juan Carlos I (86%) y el piloto de Fórmula 1 Fernando Alonso (84%). El director de cine Pedro Almodóvar es el español mejor valorado con una puntación de 7,6. El único que suspende en esta evaluación es el ciclista Alberto Contador.

En cuanto a las personalidades francesas más populares en España, figuran el actor Gérard Depardieu, el futbolista Zinedine Zidane y el expresidente Nicolas Sarkozy, todos ellos con porcentajes de conocimiento superiores al 80%. De hecho, en este apartado Sarkozy saca casi 20 puntos de ventaja al actual jefe del Estado de la República, Franois Hollande.

No obstante, Hollande está mejor valorado con un 5,7 frente al 5,3 de Sarkozy. La figura francesa que mejor imagen tiene es Zidane con un 7,2, nota similar a la obtenida por el cantante, compositor y actor Charles Aznavour y el también actor Jean Reno. Sólo suspenden la líder de la ultraderecha Marine Le Pen y la actual directora gerente del FMI, Christine Lagarde.

A la hora de medir las asociaciones simbólicas hay luces y sombras para ambos países. Los principales valores positivos que españoles y franceses asocian al país vecino tienen que ver con la fuerza, la democracia, el trabajo, la paz y la tolerancia.

Pero los franceses consideran a sus vecinos mucho más tradicionales de lo que los españoles les perciben a ellos (74% frente a 47%). También ven a los españoles más solidarios (un 80%) mientras que a la inversa, el porcentaje se queda en el 35%.

En el caso de las creencias y valores es donde se detecta una de las mayores distancias: el 91% considera España un país religioso más que laico, mientras que España ve Francia como un país laico. Además, para los franceses los españoles son personas movidas por las emociones, más que por la racionalidad, mientras que los españoles les consideran más racionales que emocionales.

Por otra parte, los franceses dan un aprobado raspado al Estado de Bienestar español, aunque puntúan con un 6,5 la tolerancia hacia la homosexualidad. Lo peor valorado es el desempleo juvenil (4,1).

En cambio, los españoles dan un notable al Estado de Bienestar francés (7,1), valorando de forma muy positiva la jubilación a los 62 años, la jornada laboral de 35 horas y la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

En lo referente a empresas españolas inversoras en Francia, Inditex es la más mencionada con un 83%. Este porcentaje está por encima del doble que el de la empresa que le sigue en el ranking, Seat, con un 38%. Desigual, Fagor, Mango y BBVA son otras de las compañías inversoras más conocidas.

En el caso contrario, Carrefour (70%) es la empresa francesa inversora en nuestro país más conocida por los españoles, seguida por Renault (65%) Citron, Peugeot (ambas con 51%) y Alcampo (25%).

Españoles y franceses coinciden a la hora de señalar que Francia es el mejor productor de moda. Las diferencias de opinión surgen en el sector vinícola, donde unos y otros se decantan por los vinos de su propio país.

En lo que a consumo se refiere, uno de cada cuatro franceses afirma haber adquirido un producto español en el último mes, estando la mayoría muy satisfechos. La opinión de los españoles es muy similar, sólo con la diferencia de que el consumo de productos franceses por nuestra parte es mayor (uno de cada tres en el último mes).

Los españoles dan un aprobado raspado al precio de los productos franceses (un 5), mientras que los franceses puntúan el precio de los productos españoles con un notable (7,3).

Otro punto es en que se aprecian coincidencias es en el interés por el idioma vecino. Un 40% de los franceses estudia o ha estudiado castellano (el segundo idioma extranjero después del inglés) y a casi un 45% le gustaría hacerlo, una demanda que está por encima del alemán (12%).

En el caso de los españoles, un 52% dice que ha estudiado o estudia francés, siendo también en este caso la segunda lengua por detrás del inglés (59%) y muy por encima del alemán (8%).

En cuanto al turismo, tres de cada cuatro franceses han estado en España y de ellos la inmensa mayoría (80%) ha repetido varias veces, lo que muestra un nivel alto de satisfacción con la experiencia. Entre los españoles casi dos tercios (65%) han visitado Francia en algún momento de sus vidas, y de ellos el 72% lo hecho varias veces. Tanto en Francia como en España los que han visitado el otro país tienen una mejor opinión sobre él que los que no lo han hecho.