Los inmigrantes irregulares recuperan el derecho a la atención primaria

Podrán ir a centros de salud de su comunidad, pero no se les devolverá la tarjeta sanitaria

Los inmigrantes que se encuentran en España en situación administrativa irregular volverán a tener derecho a la atención primaria, según anunció ayer el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, en una entrevista concedida a Efe. Esta medida, que supone una mejora de la reforma sanitaria aprobada en abril de 2012 al ser «más práctica», persigue entre otras cosas «reducir la saturación en urgencias» y «garantizar la salud pública», aunque no les devuelve la tarjeta sanitaria.

En la actualidad, alrededor de 873.000 inmigrantes sin papeles habían perdido la tarjeta desde la reforma llevada a cabo por Ana Mato, según los datos que salieron en su día a la luz en un documento enviado por el Gobierno a Bruselas sobre los recortes. Es decir, casi el 20 por ciento de la población inmigrante residente en España.

Hasta la fecha, los inmigrantes «sin papeles» podían ser atendidos en urgencias, así como en centros de salud durante el embarazo, el parto y el postparto. En el caso de los menores de edad, todos tenían garantizada la asistencia sanitaria. Esta situación derivó en problemas de salud, con la muerte de tres inmigrantes, así como al colapso de urgencias en algunos hospitales, a pesar de que incluso algunas personas sin papeles no iban por temor a que les cobraran la atención sanitaria prestada o que se los identificaran.

Tras el anuncio del ministro Alonso, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, explicó ayer que la vuelta a la asistencia primaria en consultorio para los inmigrantes «sin papeles» se debe a razones de utilidad. «Es sensato y razonable», sentenció. En una comparecencia en Moncloa con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el presidente reconoció que la rectificación de la decisión adoptada por la ex ministra de Sanidad Ana Mato tiene como objetivo evitar el colapso de las urgencias hospitalarias.

Rajoy no habló de rectificación ni reconoció que la postura anterior era equivocada, pero sí dejó claro que el cambio de parecer responde a la necesidad de corregir la saturación de las urgencias. Una situación que ha provocado quejas de los pacientes y de los colectivos médicos.

El jefe del Ejecutivo también defendió que la atención a los «sin papeles» en España ha sido siempre una de las más completas de Europa, ya que «mantenían en condición de igualdad con los españoles el derecho a ser atendidos en urgencias».

Un acceso al sistema público que se amplió en muchas comunidades autónomas, según el informe publicado en 2014 por Médicos del Mundo. Y una reforma que, de hecho, no se aplicó en todas las autonomías. «En Asturias, Andalucía, Navarra y País Vasco no se aplicó la reforma sanitaria tras dos sentencias. Y en otras regiones se ha aplicado la reforma, pero con pequeñas variaciones; así en la Comunidad de Madrid, por ejemplo, los irregulares con enfermedades crónicas accedían a la atención primaria, pero no tenían derecho a las recetas; una situación que se repite en el caso de otras regiones como en Murcia», explica a este periódico Manuel Espinel, portavoz de Médicos del Mundo y presidente de dicha entidad en la Comunidad de Madrid. Así ahora Sanidad propone:

Inclusión en el programa de salud pública

Lo que persigue el Ministerio es que se cree un entorno sanitario similar en todas las regiones, por eso la cartera que dirige Alfonso Alonso planteará ahora a las comuninades autónomas la creación de un programa de promoción de la salud, prevención de enfermedades y prestación de asistencia sanitaria dirigido a extranjeros que cumplan una serie de requisitos mínimos, como un tiempo de empadronamiento, y que su renta anual (por unidad familiar) sea inferior a 1,5 veces el valor del Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples.

Diagnósticos y tratamientos básicos para los sin papeles

Los extranjeros en situación administrativa irregular tendrán acceso a diagnósticos en materia de prevención y a tratamientos básicos dentro de la cartera de servicios del Sistema Nacional de Salud. Es decir, tendrán derecho a la asignación de un médico de atención primaria.

Atención sanitaria, sólo en la región dónde vivan

Ahora bien, la atención primaria sólo se les dará en la comunidad autónoma en la que residan. Tampoco podrán atenderles en otros países de la Unión Europea con cargo a esa región, ni les brinda el derecho de ser trasladados a centros sanitarios fuera de la autonomía en la que los inmigrantes vivan.

Documento, no tarjeta sanitaria, que podrá ser renovado al año

Respecto a quiénes se encargarán de incluir o no a los inmigrantes en situación irregular, Sanidad planteará a las autonomías que sean los trabajadores sociales de los centros de salud quienes emitan un documento de inclusión en el programa y que, con ese documento y el pasaporte o el documento de identidad, se presenten cada vez que necesiten asistencia sanitaria. El Ministerio va a proponer a las autonomías que el documento en cuestión tenga una validez de un año y que, después de que venza dicho plazo. el inmigrante pueda renovarlo.

Excepciones al tiempo mínimo de empadronamiento

Las personas que no reúnan los requisitos que se decidan en un futuro próximo sobre tiempo mínimo de empadronamiento, pero que cuenten con un informe médico en el que se precise que sufren una enfermedad que requiere tratamiento obligatorio, o se trate de una enfermedad contagiosa o mental podrán ser incluidas en el programa sin esperar el tiempo mínimo de empadronamiento.

En definitiva, un anuncio que ha sido bien recibido por organizaciones médicas y políticas, pero que ha sido calificado de insuficiente, al no devolver la tarjeta sanitaria a los irregulares. Así, el presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), José Luis Llisterri, se mostró satisfecho por el anuncio del Ministerio de Sanidad. En declaraciones a Efe, afirmó que se trata de una noticia «bien recibida» por los médicos de atención primaria. «Pensamos que atender a estos inmigrantes de una manera universal en el centro de salud es un aspecto destacado y relevante».

Los socialistas, por su parte, solicitaron la comparecencia en el Congreso del ministro de Sanidad, para que informe sobre la cobertura sanitaria en atención primaria que se les dará y sobre el impacto de la exclusión de este colectivo que supuso el real decreto ley 16/2012. En un comunicado, el portavoz socialista de Sanidad, José Martínez Olmos, estimó que devolver la cobertura sanitaria en atención primaria a los inmigrantes es «insuficiente», porque lo que se debería hacer es restituir «el derecho universal a la atención sanitaria». El diputado considera que «la atención sanitaria hospitalaria también es imprescindible».

Una opinión que comparte la Federación de Asociaciones de Sanidad Pública: «Nos congratulamos de que desde Sanidad se reconozca lo irracional y lesivo de estas exclusiones. Pero si realmente se quiere cambiar la situación debe derogarse o modificarse el RDL 16/2012 porque, si no es así, nos encontraremos en una situación que provocará muchas situaciones irregulares». «No está del todo claro a qué van a poder acceder. Pero sin tarjeta sanitaria sólo tendrán asistencia de médicos generales. Si a alguien le diagnostican que tiene una tuberculosis, por ejemplo, se le tienen que hacer un mínimo de pruebas y prescribir medicamentos. Puede parecer caro, pero a la larga no lo es», precisó Mariano Sánchez, de la citada federación.

Radiografía en otros países

En Francia pagan una cuota de 30 euros

Los inmigrantes en situación irregular acceden a la ayuda médica si justifican su identidad, residen en Francia de forma ininterrumpida durante los 3 meses previos a la demanda y si los ingresos anuales familiares no son superiores a 8.644,52 euros para una persona, 12.967 € para dos o 15.560 para tres. La asistencia da derecho al 100% de cuidados médicos y de hospitalización gratuitos. Los beneficiarios sólo deben pagar una cotización anual de 30 euros. Cuando los gastos de hospitalización sean superiores a 15.000 euros se necesita el acuerdo previo de la Seguridad Social, salvo si el enfermo es un menor o si se trata de una hospitalización de urgencia. Informa Asunción Serena.

Sin opción a asistencia en EE.UU.

Los inmigrantes indocumentados no pueden optar a ninguna asistencia. Se los excluye de obtener subsidios para pagar un seguro médico. Más de la mitad de los 12 millones de inmigrantes irregulares no dispone de seguro médico. En cambio, algunos tienen cobertura médica porque se la pagan sus empleadores. También, pueden acogerse a algunos programas como el Cuidado de Emergencia dentro del «Medicaid» (Programa sanitario para las familias de bajos ingresos). Además, en algunos estados, como California, se han extendido las coberturas médicas a los inmigrantes indocumentados. Informa Marta Torres.

Reino Unido: Atención gratuita en cada comunidad

Al inmigrante se le permite la asistencia sanitaria gratuita y la atención primaria en su área sanitaria. En el caso de necesitar hospitalización, tendrá derecho en caso de emergencia o accidente, planificación familiar, enfermedades que puedan suponer una amenaza para la salud pública, enfermedades de transmisión sexual y las consultas durante el embarazo, aunque en este supuesto deben pagar. El Gobierno está buscando introducir cargas más estrictas o requisitos para los extracomunitarios a los que se les podría obligar a tener un seguro para recuperar los costes cuando son tratados en Reino Unido. Este sistema ya se aplica en Australia, informa Celia Maza.

Acceso a servicios urgentes y esenciales en Italia

Los inmigrantes que viven en Italia en situación irregular tienen derecho a disfrutar de los servicios médicos «urgentes y esenciales», incluso en los casos en que precisen tratamientos continuados, ya sea por enfermedad o por accidente. Para ello, deben pedir al ente regional de sanidad una tarjeta médica especial válida por seis meses y renovable a su caducidad. Basta con declarar que no se cuenta con recursos económicos suficientes para obtener la tarjeta, que puede además ser emitida sin indicar el nombre y el apellido del titular. Con la posesión de este documento se tiene derecho a recibir asistencia médica primaria y a ingresar en hospitales. La ley determina que el personal sanitario no debe denunciar a la Policía que está tratando a un indocumentado, salvo en caso de desorden público. Informa Darío Menor.

Alemania: Denunciados por los servicios sociales

En Alemania los inmigrantes ilegales no están cubiertos por la asistencia médica gratuita, al no poder disponer de una tarjeta sanitaria, a excepción de casos de emergencia, maternidad o SIDA. Las personas sin permiso de residencia que requieran de asistencia deben acudir en primer lugar a los servicios sociales, pero allí se topan con otra ley: los funcionarios alemanes están obligados a denunciar la presencia de un inmigrante sin papeles; no así los médicos y enfermeros. Sin embargo, en la práctica existen cada vez más organizaciones altruistas y benéficas atendidas por doctores voluntarios que prestan asistencia gratuita a expatriados irregulares. Informa Itziar Matamoros.