La fecha de la moción de censura contra Rajoy, entre los números más buscados para la Lotería

El nombramiento de Sánchez como presidente, el día que el Barcelona ganó la Liga o el que el Real Madrid se alzó con la Champions también figuran entre las cifras más deseadas

Preparativos para la celebración del Sorteo Extraordinario de Navidad 2018, en el Teatro Real de Madrid. EFE/Mariscal.
Preparativos para la celebración del Sorteo Extraordinario de Navidad 2018, en el Teatro Real de Madrid. EFE/Mariscal.

Si bien hay algunos con relevancia histórico y otros con un importante significado personal, lo cierto es que todos acaparan las mismas miradas una vez al año: hoy es el día. A pesar de que el azar que ronda durante el sorteo anual de Lotería de Navidad no entiende de fechas ni de gustos, muchas personas custodian con fervor una cifra especial en la que depositan todas sus ilusiones. Eso es lo que les dicta su corazón, pero la realidad es que todas las combinaciones que entran en el bombo tienen las mismas posibilidades de ser cantadas. Exactamente, un 0,00001% (1 entre 100.000). Por eso, puestos a desafiarla, muchos optan por guiarse por su fecha de nacimiento o la de su aniversario. Sin embargo, en otras ocasiones prueban fortuna comprando los números relacionados con los acontecimientos más relevantes del año.

Este 2018, alguno de los décimos más buscados son el 31518 y el 01618, correspondientes con los días en los que tuvo lugar la moción de censura de Rajoy y el nombramiento de Pedro Sánchez como Presidente, respectivamente. Pero no son los únicos, entre los forofos de fútbol triunfan el 29418, fecha en la que el Barcelona ganó la Liga; y el 26518, en la que el Real Madrid se alzó con la Champions. Visto el éxito arrollador de estos fetiches, los turistas extranjeros juegan cada vez más a la Lotería de Navidad, aprovechando sus vacaciones en España para comprar décimos. Así, muchos franceses han apostado por el 15718, día en el que Francia se proclamó ganadora del Mundial; mientras que los ingleses han preferido el 19518, fecha de la boda del príncipe Harry y Meghan Markle. Eso sí, los más supersticiosos no han dejado pasar la oportunidad de frotar sus décimos por encima de las brujas de la suerte que hay las administraciones o sobre la tripa de una embarazada.

La incidencia de los sucesos que ocurren durante el año se vio por ejemplo en 2017, cuando el número más buscado se convirtió el 00155, en relación al famoso artículo de la constitución que el Gobierno de Mariano Rajoy aplicó para intentar frenar el conflicto catalán. La demanda fue tal que terminó por agotarse en las administraciones de lotería que disponían de él. Por ello, muchos se tuvieron que conformar con otras fechas igual de importantes durante el pasado año, como la del referéndum ilegal del 1 de octubre (11017), las de los atentados yihadistas ocurridos en Barcelona y Cambrils (17817 y 18817), la del día que Donald Trump tomó posesión de su cargo como presidente de Estados Unidos (20117) o la del terremoto que sufrió México (19917).

Según las estadísticas de los últimos años, el número 5 es la terminación más repetida. En cambio, en el que menos veces ha terminado es el 1. En cuanto a terminaciones de dos dígitos más repetidas serían los número 85 y 57. Por el contrario, las que menos veces han cantado los niños de San Ildefonso son el 09 y el 41. Aún así, las casualidades existen y, entre los 100.000 resultados de la Lotería de Navidad, el destino ha decidido que el gordo recaiga dos veces en el número 15.640 (en los años 1956 y 1978) y 20297 (1903 y 2006). Otras combinaciones que se repiten en la lista de favoritos año tras año son las de los números capicúa, por ejemplo, el 15751, 72227, 77177 o 71017, y números bajos que van del 00001 al 00009, que todos los navidades son de los primeros en agotarse. Lo mismo sucede con el ‘número de la bestia’, 66666, un número cargado de supersticiones demoníacas, que en la época navideña tiene muchos seguidores.

Es habitual que muchas personas compren su décimo en administraciones que han sido premiadas años anteriores o que gocen de cierta popularidad históricamente. Por ejemplo, Doña Manolita de Madrid o La Bruja de Oro de Sort (Lleida) acumulan anualmente largas colas en sus puertas. Igualmente, los puestos de venta ubicados en Comunidades Autónomas donde haya ocurrido alguna catástrofe también son muy solicitados. Así pasó en 2017 con Galicia tras los graves incendios provocados allí. Sea donde sea, lo que al menos busca el comprador es recuperar el dinero jugado. Solo hay que esperar ese 9% de esperanzas se cumpla.