Historia

Más cerca de descubrir los secretos de Stonehenge

El origen de las piedras evidencia que este monumento megalítico tiene más de 5.000 años

El monumento de Stonehenge | Reuters
El monumento de Stonehenge | Reuters

El origen de las piedras evidencia que este monumento megalítico tiene más de 5.000 años

Stonehnege, el monumento megalítico más famoso y fotografiada de Reino Unido sigue dando de qué hablar. Un nuevo estudio dirigido por la University College London (UCL) publicado en “Antiquity” señala que se han descubierto las ubicaciones exactas de dos de estas canteras, y revela cómo y cuándo se extrajeron las piedras. Según dicha investigación, la mayor parte proviene de dos canteras en Gales, que muestran evidencias de que la extracción de estos megalitos fue hace 5.000 años.

Los geólogos ya saben desde hace mucho tiempo que las 42 piedras de menor tamaño de Stonehenge, conocidas como piedras azules, provienen de las colinas de Preseli en Pembrokeshire, al oeste de Gales. El profesor líder del equipo que ha llegado a esta conclusión, Mike Parker Pearson, insiste en la importancia de este reciente hallazgo: “Lo que es realmente emocionante es que nos acercan un paso más para descubrir el gran misterio que rodea a Stonehenge: por qué sus piedras vinieron de tan lejos”.

“Todos los demás monumentos neolíticos en Europa fueron construidos con megalitos traídos desde no más de diez millas de distancia. Ahora buscamos descubrir qué era tan especial en las colinas de Preseli hace 5.000 años y si había círculos de piedra importantes aquí, construidos antes de que las piedras azules se mudaran a Stonehenge”, explica Parker.

Según este estudio, el motivo principal por el que eligieron este tipo de piedras, es que los afloramientos de piedra azul están formados por pilares verticales naturales. Estos podrían quitarse de la superficie de la roca abriendo las juntas verticales entre cada pilar. A diferencia de las canteras de piedra en el antiguo Egipto, donde los obeliscos fueron tallados en la roca sólida, las canteras de Gales eran más fáciles de explotar. Los trabajadores de la cantera neolítica solo necesitaban insertar cuñas en las juntas confeccionadas entre los pilares, y luego bajar cada pilar al pie del afloramiento.

Otro de los aspectos que ha dejado entrever esta nueva investigación es que por primera vez se pone en duda la teoría popular de que las piedras azules fueron trasportadas por el mar hasta Stonehenge. “Algunas personas piensan que las piedras azules se llevaron hacia el sur a Milford Haven y se colocaron en balsas o se lanzaron entre botes y luego se remaron por el Canal de Bristol y por el Avon de Bristol hacia Salisbury Plain”. Pero estas canteras están en el lado norte de las colinas de Preseli, por lo que “los megalitos podrían simplemente haber ido por tierra hasta la llanura de Salisbury”, dijo la profesora Kate Welham (Universidad de Bournemouth).