Más riesgo de incendios a final del verano

A pesar de que es el tercer mejor verano desde 1968, los expertos temen que la situación empeore

La meteorología se ha convertido en el gran aliado de este año frente a los incendios forestales. Cada año se queman más de 120.000 hectáreas según la media de las dos últimas décadas, y este año, con más de 26.785 calcinadas, según el último balance del Ministerio de Agricultura con datos hasta el pasado 18 de agosto, pinta bien. De hecho, a la espera del próximo recuento, 2013 es el tercer mejor verano en cuanto a menor superficie quemada desde 1968, sólo por detrás de 1969 y 1971, según datos hasta el 11 de agosto. Ahora bien, el riesgo sigue siendo elevado, como prueban los ocho incendios de Canarias, Castilla y León y Galicia, a los que la cartera que dirige Miguel Arias Cañete envió ayer medios de extinción.

Y lo más probable es que el riesgo para el resto del verano se prolongue. «Se puede alargar el riesgo de incendios, pero de forma diferente según las regiones. Ha habido muchas tormentas en el centro-nordeste y hace tiempo que no llueve en el noroeste. En este territorio sería donde más se agravaría la situación en septiembre», explica Carlos del Álamo, decano del Colegio de Ingenieros de Montes. «En el norte de España, el periodo de riesgo alto de incendios continúa a finales de otoño principios de invierno. En cualquier caso, en principio parece ser que se va a alargar hasta la primera semana de octubre. La mayoría de los contratos de medios antiincendios vence el 15 de septiembre, pero es previsible que se alarguen 15 días más por la meteorología», avanza Jesús González, director técnico del citado colegio.

Opinión que comparte Dámaso Castejón, secretario general de AECA Helicópteros: «Según las informaciones que tenemos el verano ha sido tardío, comparado con otros años y parece que se prolongará hasta octubre. En las últimas semanas se está produciendo un porcentaje de intervención de medios mayor que junio y julio».

Además, «septiembre es peligroso porque la población cree que el riesgo ha concluido y algunos consideran que pueden ya quemar rastrojos», precisa Miguel Ángel Duralde, presidente de la Asociación Nacional de Empresas Forestales (Asemfo).

Por otra parte, los incendios en Cualedro (Orense), estaban ayer estabilizados, tras quemar 2.175 hectáreas. Por si la situación pudiera cambiar, la UME mantenía a 63 militares en la zona.