La central de Garoña se «reactiva»

El Pleno del CSN estudiará hoy siete mejoras que podrían reabrir la nuclear burgalesa.

Imagen exterior de la central nuclear de Garoña
Imagen exterior de la central nuclear de Garoña

El Pleno del CSN estudiará hoy siete mejoras que podrían reabrir la nuclear burgalesa.

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) estudiará hoy miércoles el cumplimiento de algunas de las mejoras técnicas de funcionamiento exigidas a Nuclenor (empresa de Endesa e Iberdrola el titular de la central nuclear de Santa María de Garoña) por su solicitud de reapertura. En concreto, los cuatro consejeros y el presidente del citado organismo analizarán siete puntos sobre la central burgalesa, situada en el Valle de Tobalina, según el acta del pleno al que tuvo acceso el partido EQUO y que después divulgó en un comunicado.

Ahora bien, en el pleno de hoy no se tratarán todas y cada una de las exigencias solicitadas, por lo que es de esperar que existan nuevas sesiones. Máxime cuando, según los datos facilitados a este periódico por Nuclenor, «estamos en proceso de avanzar en los proyectos solicitados, pero aún no hemos terminado». «Los proyectos más importante sí que están muy avanzados», añadieron.

De hecho, el propio CSN ha reconocido en varias ocasiones que es un procedimiento, el de la viabilidad de la reapertura en clave de seguridad, en el que están trabajando desde hace tiempo.

No obstante, todo apunta a que este pleno sea el pistoletazo de salida para la posible reapertura de una central que nunca cerró definitivamente. Y es que, según fuentes consultadas por este periódico, esta decisión «se esperaba». Aunque marcar los tiempos en este tipo de decisiones es complicado, ya que incluso aunque el CSN diera el visto bueno faltaría que el Ministerio de Industria diese luz verde (si la respuesta del CSN fuera negativa, al instante se paraliza todo), los técnicos consultados dicen que puede ser cosa de «meses», porque «cuando se llevan este tipo de asuntos al pleno del consejo del CSN es porque se lleva bastante tiempo trabajando en ello. Lo que quiere decir que habrán hecho varias revisiones internas técnicas y se habrán presentado los resultados a algún consejero. Es como se suele hacer». «Ahora bien –prosiguen las mismas fuentes– en ninguno de los siete puntos a tratar, como la revisión de las especificaciones técnicas de funcionamiento mejoradas, la «biblia» de como se debe mejorar la planta, se especifica la presentación de un informe definitivo».

Desde EQUO, Juan López de Uralde, coportavoz del citado partido y diputado por Podemos, explicó a este periódico que los asuntos a tratar «no son todas las modificaciones pedidas, pero son algunas que indican que el Gobierno en funciones pretende reabrir Garoña». «Legamente quien tiene potestad para hacerlo es el Gobierno», reconoce. «Ahora bien, se están acelerando los trámites y no sólo. Yo fui candidato por Podemos en Álava y el PP vasco estaba a favor del cierre», añade. Y es que de recibir el visto bueno por parte del CSN, la decisión sería del Gobierno central.

En cualquier caso, en el sector eléctrico el rumor que ya se oía es que incluso antes de que hubiera fecha para las elecciones generales el CSN se iba a pronunciar respecto a Santa María de Garoña, aunque no había fecha tope.

De acuerdo con el orden del día, el Pleno revisará las especificaciones técnicas de funcionamiento mejoradas, la propupesta de apreciación favorable parcial de la solicitud de modificación de diseño sobre la independencia de los sistemas eléctricos, la modificación por la que se autoriza la ampliación de las condiciones de utilización del edificio de almacenamiento de material usado, los cambios de diseño correspondientes al aislamiento de la contención primaria, la modificación de diseño sobre protección de equipos relacionados con la seguridad frente a la caída de la cubierta del edificio de turbina tras un incendio, así como la propuesta de cambio de vocal a propuesta del titular en el Tribunal de licencias. Todos y cada uno de estos puestos en relación con Garoña. Dicho de otro modo, analizarán algunas de las mejoras exigidas por el CSN en julio de 2014.

Prácticamente un año antes, el 17 de mayo de 2013 Nuclenor solicitó al Ministerio de Industria la posibilidad de pedir una renovación del permiso de explotación entonces vigente. Justo diez días antes, a las doche de la noche de 6-7 de julio, Garoña cesaba su actividad tras 42 años en funcionamiento. Se trataba de un cierre «en falso», dado que el Gobierno no publicó entonces el cierre de la central nuclear en el BOE. Es decir, su cierra era reversible si tiempo después cumplían con las condiciones de seguridad exigidas. De hecho cabe recordar que en 2012 el PP concedió a Nuclenor que pudiera solicitar una prórroga de su actividad. Sin embargo, el 4 de junio de 2013 Nuclenor, a pesar de que en mayo de ese año pidió a Industria renovar el permiso, un mes después da a Industria toda la documentación oficial asociada al cese de explotaciones. Los motivos que llevaron a la petición de cese de la central por parte de Nuclenor no eran de seguridad, sino económicos, por el cánon a los residuos nucleares y la tasa a cada megavatio hora producido (MWh). Pero el Gobierno da una «tregua». La reforma del Relgamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas aprobada por el Consejo de Ministros en febrero de 2014 permite que las centrales que hayan cesado su operación por razones que no sean de seguridad, puedan solicitar su reapertura antes de un año. De ahí que en mayo presente su solicitud de reapertura: quieren operar la planta hasta los 60 años de vida útil, como las centrales de EE UU. Tanto vaivén hizo que la Comisión Nacional del Mercado de Valores y la competencia le sancionase.