La CE informa de paralización temporal de almacén gas de Doñana, según WWF

La Comisión Europea ha informado de que a raíz de la queja y solicitud de investigación presentada por WWF España sobre el almacén subterráneo de hidrocarburos de Doñana, la Junta de Andalucía no concederá las autorizaciones necesarias mientras no se haya efectuado una valoración adicional. En enero de 2013, WWF España inició una campaña para proteger Doñana ante el proyecto gasístico promovido por Petroleum Oil & Gas España, filial de Gas Natural-Fenosa.

El proyecto plantea 14 pozos de extracción de gas, 20 kilómetros de nuevos gasoductos y el almacenamiento subterráneo de hidrocarburos. Entonces, más de 10.000 personas firmaron una carta abierta de WWF al expresidente Felipe González, entonces consejero de Gas Natural-Fenosa, solicitándole el veto al proyecto. Después, WWF España presentó una queja ante la UE contra la Declaración de Impacto Ambiental emitida por el Ministerio de Medio Ambiente que declaraba viable el proyecto Marismas Oriental (Marismas B-1 y Marismas C-1), por entender que la autorización de estos permisos de investigación, explotación y almacenamiento de hidrocarburos se otorgaron sin evaluar adecuadamente el impacto acumulativo de los proyectos, ni tener certeza de su no afección a la Red Natura 2000, y vulnerando directivas europeas.

A consecuencia de esta queja, la Comisión Europea abrió un expediente y pidió información a las autoridades españolas, pero al no estar conforme con las respuestas recibidas procedió a la apertura de un expediente de infracción. WWF España ha recibido ahora la Resolución de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea en la que se informa de que, requeridas las autoridades españolas, estas habían alegado que los permisos todavía no estaban concedidos y que a pesar de existir DIA positiva la Junta Andalucía ha manifestado que "no se concederán hasta que no se haya efectuado una valoración adicional".

La ONG felicita a la Junta por su decisión de no permitir que Doñana se convierta en un campo gasístico y almacén de hidrocarburos y ser consecuente con su deber de proteger este espacio único, así como por dar cumplimiento a la Resolución de la UNESCO de junio de 2014, que desaconseja la autorización de permisos para almacenar gas en este lugar declarado Patrimonio de la Humanidad. Según el secretario general de la oenegé, Juan Carlos del Olmo, "esta Resolución demuestra que tras una DIA favorable se puede parar un proyecto, y que las Autoridades Europeas, ante información veraz que revela una amenaza al medio natural, se decantan por su protección".