Los «corales zombis» que no se reproducen en zonas turísticas

Un estudio confirma los daños de la presencia de buzos

Submarinistas junto a corales, en una imagen de archivo
Submarinistas junto a corales, en una imagen de archivo

Los científicos saben desde hace mucho tiempo que los arrecifes de coral de todo el mundo se están muriendo y que en el peor de los casos hay animales saludables de este tipo para repoblar, pero un nuevo estudio desvela que existen colonias aparentemente sanas de ‘corales zombis’ que no pueden reproducirse, según informa Servimedia.

Los investigadores analizaron 34 sitios de corales cuerno de alce (‘Acropora palmata’), que es una especie en peligro, y tomaron muestras de 327 colonias de coral en el Caribe para estudiar su capacidad reproductiva, concretamente en las costas de Florida (Estados Unidos); las islas de Santo Tomás, San Juan y Santa Cruz (Islas Vírgenes de los Estados Unidos), y Puerto Rico.

El estudio fue dirigido por Cheryl M. Woodley, bióloga marina del Servicio Nacional Oceánico de la agencia estadounidense NOAA (Administración Nacional Atmosférica y Oceánica) y presentado en el XIII Simposio Internacional de Arrecifes de Coral, que se celebró la pasada semana en Honolulu, capital de Hawai. “Es muy desalentador. Esto no es una buena noticia”, afirma John E. Fauth, biólogo de la Universidad de Florida Central (Estados Unidos).

En algunos lugares, entre ellos dos de los Cayos de Florida, el coral no tenía óvulos o esperma, de manera que, sin capacidad de reproducción, los corales cuerno de alce en estos puntos morirán como zombis. “Básicamente, los lugares con turismo más intenso tenían los daños más severos”, apunta Fauth, quien buceó y tomó muestras en Puerto Rico junto con los biólogos marinos Michael Nemeth y Katie Flynn.

Este estudio se suma a la creciente evidencia de que los arrecifes de coral frecuentados por buzos están en peligro. El año pasado, una investigación halló que la oxibenzona, un compuesto presente en cremas solares, se encuentra en altas concentraciones en las aguas cercanas

a los arrecifes de coral más populares de Hawai y el Caribe. Este producto químico no sólo mata a los corales, sino que también daña el ADN de corales adultos y perjudica la etapa larval, por lo que es probable que los animales puedan desarrollarse adecuadamente. Las mayores concentraciones de oxibenzona se encuentran en los arrecifes más conocidos para los turistas. Además, la oxibenzona también provoca la decoloración del coral, que es una de las principales causas de mortalidad de los corales en todo el mundo, los cuales se blanquean cuando pierden o expulsan las algas que viven normalmente dentro de ellos, perdiendo así una valiosa fuente de nutrición. En otro estudio presentado en el Simposio Internacional de Arrecifes de Coral, algunos investigadores señalan que este mismo producto químico de protectores solares es común en Hawai, Florida y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, con concentraciones elevadas durante la marea alta. Fauth indica que “la protección solar es la culpable” porque cuando se rocía, gran parte de ella cae en la arena o el agua, por lo que va al mar cuando sube la marea.