Los expertos debaten sobre el futuro del Ártico

El creciente interés de la comunidad internacional por el presente y futuro del Ártico se reflejó este domingo en la ceremonia de apertura del congreso internacional "Arctic Frontiers"que, pese a las bajas temperaturas, ha atraído a la ciudad noruega de Tromso a más de mil delegados de 26 países diferentes.

Los políticos, empresarios, científicos, ecologistas y periodistas participantes han sido recibidos con una pintoresca representación de danzas típicas de los innuit, con las que estas comunidades indígenas árticas conmemoran el retorno del sol a esta ciudad del Norte de Noruega, donde apenas ha habido hoy tres horas de luz.

A continuación, los organizadores de Arctic Frontiers han llevado a cabo una presentación del Congreso Internacional sobre el Ártico, cuya sección política arranca mañana a primera hora con la participación de ocho ministros de los países con territorio en el Círculo Polar Ártico, y la de la Comisaria europea de Pesca, Maria Damanaki.

La necesidad o no de un tratado internacional para el Ártico, como el que protege la Antártida, las demandas de soberanía de los países ribereños o el papel del Consejo Ártico, del que España es miembro observador, serán algunos de los temas que se debatirán durante los tres primeros días del Congreso.

La segunda parte de la reunión estará dedicada a la presentación y debate de las ultimas investigaciones y del estado ambiental del mas pequeño de los océanos, que el pasado verano alcanzo un récord de pérdida de superficie helada.

Este es el séptimo año consecutivo que la ciudad de Tromso, situada a 350 kilómetros por encima del circulo polar y sede del Consejo Ártico, acoge un congreso internacional sobre la geopolítica y la ciencia en torno a este "punto importante"del planeta, "pero nunca había atraído la atención de esta edición, lo que demuestra que las tensiones y el interés en la zona es cada vez mayor", asegura Reinhold Fieler, director de Arctic Frontiers.