Los Monegros reúne los tres grandes grupos de organismos en condiciones extremas

Imagen de microscopio de epifluorescencia conteniendo diferentes morfologías microscópicas no identificadas presentes en las saladas de Monegros.
Imagen de microscopio de epifluorescencia conteniendo diferentes morfologías microscópicas no identificadas presentes en las saladas de Monegros.

Los tres dominios biológicos representados por los tres grupos primarios de organismos, arqueas, bacterias y eucariontes, viven plácidamente en los ambientes lacustres extremos del desierto de Los Monegros (Aragón).

Así lo ha puesto de manifiesto una investigación realizada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que ha analizado la abundancia y diversidad de estos microrganismos en la región.

El trabajo, que ha sido publicado en el último número de la revista FEMS Microbiology Ecology, revela que el volumen que ocupa una simple cucharita de café puede albergar hasta 10 millones de ellos.

Los resultados han sido obtenidos gracias al análisis de 21 muestras de agua recogidas de 11 lagos salinos de la zona, tanto en invierno como en primavera. Lo extremo de sus condiciones queda claro por el hecho de que esas masas masas de agua soportan oscilaciones de temperatura de hasta 50 grados centígrados (entre los -10 y los 40), así como grandes dosis de radiación ultravioleta y concentraciones de sales que pueden llegar a ser 10 veces superiores a las del agua del mar.

Estas características, según explica el CSIC en un comunicado, son propias de los ambientes más extremos de la Tierra, con regiones equivalentes en zonas remotas de Asia y África.

El investigador del CSIC en el Centro de Estudios Avanzados de Blanes Emilio Ortega-Casamayor, que ha dirigido la investigación, asegura que "estos microrganismos extremófilos están perfectamente adaptados a las duras condiciones de vida de este desierto y presentan una gran riqueza y abundancia". Para el investigador del CSIC, "el estudio ha revelado un número elevado de potenciales nuevas especies para la ciencia, y llega, incluso, a sugerir nuevas clases y órdenes de hongos, algas verdes y arqueas".

La información recopilada ha motivado ya un nuevo estudio para determinar la riqueza de nuevos genes y proteínas contenidos en el metagenoma de estos ambientes aparentemente desiertos. Para Ortega-Casamayor, "Monegros se consolida así como un laboratorio natural con potenciales usos industriales y de gran relevancia científica y biotecnológica, así como para estudios de las posibles estrategias de vida en otros planetas que presenten condiciones similares a las estudiadas aquí".

La investigación también ha contado con la participación de investigadores de la Estación Experimental Aula Dei del CSIC.