Los restos de fuel llegan a cinco playas de Canarias

El robot detecta tres fugas en el barco de las que salen entre 5 y 10 litros por hora

Un activista de Greenpeace muestra sus manchadas de fuel en el lugar del hundimiento
Un activista de Greenpeace muestra sus manchadas de fuel en el lugar del hundimiento

La mancha rectilínea de fuel que en la tarde de ayer miércoles se acercaba a las costas del municipio de Mogán (Gran Canaria), que se cree que procede del pesquero ruso hundido "Oleg Naydenov", ya ha alcanzado la playa de Veneguera.

MADRID- El chapapote empezó a llegar a las playas canarias. Ayer el Ministerio de Fomento informaba de que tanto técnicos del Gobierno de Canarias como del Ministerio de Medio Ambiente estuvieron trabajando en las playas de Veneguera, Tasarte y Taurito (en el suroeste de Gran Canaria), donde estuvieron recogiendo unos 120 kilos de restos de hidrocarburos. A estas playas hay que sumar la «de Tasartico y la de Ambar, donde también ha llegado el fuel», aseguró Julio Barea, portavoz de Greenpeace. Ahora bien, no se ha cerrado el acceso a las playas ni a la actividad pesquera, según informó ayer la Consejería de Economía, Hacienda y Seguridad de Gran Canaria.

La mancha de fuel más grande se encuentra a más de 200 kilómetros de distancia de la costa, mientras que el fuel de la mancha discontinua de cuatro kilómetros, que se detectó el pasado miércoles cerca de la costa, se ha recogido prácticamente, tal y como aseguró la ministra de Fomento, Ana Pastor, en Las Palmas de Gran Canaria, informa Efe.

Mientras, la fuga continúa, y ya no es una, sino que son al menos tres fugas las que tiene el barco pesquero que se hundió el pasado 14 de abril, según los datos difundidos por Fomento, a tenor de la inspección realizada con el robot sumarino.

De estas fugas se están emitiendo entre 5 y 10 litros de carburante por hora, un flujo por el que el Ministerio ha encargado a la empresa que lleva a cabo la inspección del buque «Oleg Naydenov» un informe en el que se evalúen las opciones para proceder al sellado de las fugas.

Algo que reclaman los ecologistas. «Es prioritario que se sellen las fugas», precisó Barea. El problema es que a medida que pasan los días «no va quedando nada de fuel en el barco. Los tiempos son claves en estos casos. Lo normal, aunque se sellen las grietas, es que no se eliminen al 100% las fugas, aunque éstas seran menores y causarán un menor daño ecológico», explicó Manuel Moreu, profesor de la Escuela de Navales.

«Se pueden sellar, pero si son porque los tanques han reventado no se puede hacer. Si se trata de que las fugas salen de las tuberías de venteo de sus tanques de combustible a esa profundiad no es sencillo pero se podrían taponar», precisó Moreu.

Por otra parte, continúan atendiendo a la fauna afectada por el vertido. Hasta el momento, han encontrado dos tortugas marinas, ya recuperadas, y seis pardelas, una de ellas hallada muerta. Las otras cinco aves marinas están siendo tratadas en el Centro de Recuperación de Fauna de Tafira, dependiente del Cabildo de Gran Canaria.

¿Sólo fuel del pecio ruso?

Los ingenieros navales, como Manuel Moreu, siguen dudando sobre si las manchas de fuel encontradas en las playas proceden únicamente del pesquero ruso. La opción que baraja: que fuera de otros barcos que aprovecharan a limpiar las sentinas. Para Greenpeace, a tenor de las imágenes aéreas que tomaron ayer, no hay duda: «Son del pecio ruso», aseguró Barea.