Muere un pasajero al saltar desde un ferry que no podía zarpar por el mal tiempo

La Guardia Civil ha abierto una investigación para tratar de esclarecer el motivo por el que un pasajero del ferry Alicante-Orán, amarrado al puerto alicantino, abandonó anoche el barco lanzándose desde la cubierta, una decisión que le costó la vida al sufrir un fuerte golpe tras caer al muelle.

Fuentes de la Delegación de Gobierno en la Comunidad Valenciana han informado a Efe de que el instituto armado estudia lo ocurrido para conocer por qué este pasajero, de 36 años y origen argelino, pero de nacionalidad francesa, se tiró desde la primera cubierta del barco con la intención de bajar a tierra.

Al parecer, calculó mal el saltó y sufrió un traumatismo en la cabeza al caer sobre el muelle.

El ahora fallecido formaba parte de los 890 pasajeros que desde hace una semana esperan la salida del ferry Alicante-Orán, la mayoría de ellas embarcadas en el buque desde el pasado martes, debido a un temporal marítimo que impide una correcta navegación.

En declaraciones a Efe, el director de la consignataria del buque "Romeu & Cia. S.A.", Antonio Muñoz, ha explicado que durante estos dos días la Guardia Civil y la Policía Nacional han dejado salir y entrar del barco a quienes lo han solicitado.

"No sabemos por qué decidió saltar", ha añadido Muñoz, quien ha recordado que los pasajeros, una vez pasan la aduana marítima y embarcan, se encuentran fuera de la frontera Schengen.

A pesar de ello, y dada la espera de estas personas tanto en la terminal durante cinco días como en el ferry durante las últimas 48 horas -el barco debería haber partido el pasado día 17-, los viajeros han tenido la posibilidad de bajar del buque por "cualquier cuestión"y volver a subir, ha remarcado Emilio Benavent, gerente de Terminales Marítimas del Sureste, empresa que gestiona la terminal.

La muerte de este pasajero ocurrió sobre las 22.30 horas en medio de un ambiente de tensión entre los viajeros de este ferry que, en señal de protesta contra la naviera porque no podían emprender el viaje por el temporal, arrojaron objetos desde la cubierta al muelle.

Según ha expuesto Benavent a Efe, después de que este hombre cayera sobre el muelle "hubo un sentimiento de pánico"dentro del barco y muchos pasajeros "comenzaron a gritar"alertando de lo sucedido.

Además, el hecho de que el cadáver permaneciera en el suelo del muelle durante una hora, según ha señalado Muñoz, hasta que llegó la autoridad judicial generó algunas tensiones en el interior del ferry.

De hecho, agentes de la Policía Nacional y Guardia Civil llevaron a cabo un "despliegue preventivo"en la terminal, han explicado fuentes de la Delegación del Gobierno.

Según fuentes de la empresa naviera, los 890 pasajeros han recibido en estos días "desayuno, comida y cena", y, a excepción de este suceso, no se han registrado más incidentes.