Multa de 600 € para dos cazadores por disparar y enterrar viva a su perra

Un juzgado de Alcalá de Henares ha condenando a J.L.G.M y F.C.P a dos meses de cárcel e inhabilitación para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales por disparar y enterrar viva a su perra. La condena será sustituida por una multa de 600 euros debido a las dilaciones indebidas del procedimiento que han reducido la pena.

El suceso ocurrió en enero de 2009, cuando los ahora condenados llevaron a la perra, una mestiza de teckel, a una finca donde le dispararon con una escopeta. El animal resultó herido en la frente causándole una fractura del hueso frontal del craneal, lesiones hemorrágicas y edematosas del parénquima cerebral subyacente que dieron lugar a disfunción neurológica. Pese a que la perra se encontraba viva tras el disparo, los acusados la enterraron bajo un montón de estiércol y la dejaron abandonada

Los aullidos y gemidos alertaron a un vecino de la localidad que avisó a la Policía local. Los agentes la encontraron agonizando, "lo que hizo necesario proceder a su eutanasia compasiva por veterinario dada la magnitud de las lesiones y su incompatibilidad con la vida", según la sentencia.

Según Matilde Cubillo, presidenta de Justicia Animal, "fue un caso que nos dejó marcados a todos por el terrible sufrimiento que tuvo que padecer el animal. Ha sido una gran decepción oír la sentencia, este es un caso claro para que los que legislan en nuestro país se levanten de sus asientos y digan basta ya".