Prostitución sí o no: un debate que divide incluso a los defensores de las meretrices

En Alemania y Holanda la prostitución está permitida y regulada. Allí las prostitutas estás dadas de alta en la Seguridad Social como cualquier trabajador y pasan sus controles sanitarios y los proxenetas se enfrentan a penas de cárcel.

Es el sistema más aplaudido por las que quieren ejercer de forma voluntaria. El problema de este sistema, según sus críticos, es que facilita la entrada de mafias. El último informe presentado al Gobierno de Angela Merkel advertía de que el 90 por ciento de las prostitutas en Alemania lo eran por obligación.

En el lado contrario está Suecia, que penaliza todo lo que rodea a la prostitución, pero nunca a las trabajadoras. Este sistema, ejemplo para muchos países, ha conseguido reducir la prostitución a la mitad. Aquí el problema es que las mujeres terminan ejerciendo de manera clandestina sin ningún tipo de seguridad.

En Francia no se ponen de acuerdo en si hay que multar o no a los clientes. Y en España la prostitución no es legal, ni ilegal. Está permitida y son los ayuntamientos los que la regulan. Cada vez son más los que optan por multar a los clientes y no a las prostitutas.