Rosario Porto podrá interrogar a su ex marido

La madre de Asunta será su propia abogada en la vista oral y podrá protestar ante el juez. Por recomendación de su coletrado

Rosario Porto, durante un registro en la finca de Teo en diciembre pasado
Rosario Porto, durante un registro en la finca de Teo en diciembre pasado

Desde ya, Rosario Porto va a convertirse en su propia defensora. En el mundo judicial existe un aforismo que dice: «El abogado que se defiende a sí mismo tiene a un necio por cliente». Sin embargo, en este caso, José Luis Gutiérrez Aranguren seguirá al mando y dirigirá la estrategia procesal. Entonces, ¿qué razón hay para que Rosario se ponga la toga? Así lo justifica el propio Aranguren: «La idea fue mía. En este caso se está permitiendo que los testigos den opiniones sobre cuestiones que les son ajenas. Desgraciadamente nadie vio cómo ocurrieron los hechos y hay muchas personas que pasan por el juzgado para verter opiniones sobre el carácter de Rosario, incluso cuestionar cómo debe reaccionar ante la muerte de su hija. Necesito que me ayude y me diga si conoce a los testigos y me sugiera preguntas que les pueda formular sobre la marcha. Lo que está ocurriendo excede la defensa estrictamente técnica y entra dentro de su vida personal».

Las implicaciones de esta decisión se comenzarán a ver en los próximos días; la madre de Asunta deberá ser trasladada desde la cárcel al juzgado cada vez que se celebre un interrogatorio. Estará presente podrá formular preguntas, protestar las decisiones del juez Vázquez Taín e incluso encararse con él desde un punto de vista estrictamente legal. Además, en el futuro juicio, ella podría evitar sentarse en el banquillo de los acusados junto a su ex marido, Alfonso Basterra. Su sitio, si ella así lo decide, estará en el estrado junto a Gutiérrez Aranguren; eso sí, luciendo la obligatoria toga negra.

Alberto Martín, abogado de Ramiro, el hombre cuyo semen fue detectado en la camiseta de Asunta, cree todo se debe a una cuestión de imagen. Así lo dijo en el programa «Espejo Público»: «Entiendo que lo que pretende es no sentarse en el banquillo. Es una cuestión de imagen. Exclusivamente. Para un jurado popular una cosa es ver a Rosario en un banquillo y otra en un estrado». Algo que desmiente Aranguren: «En absoluto se trata de una cuestión de imagen. Se ha hecho siguiendo mi criterio profesional, pero en ningún caso se trata de una puesta en escena o lavado de imagen o algo que busque su exculpación».

Se trata de una decisión no exenta de morbo, por otro lado, porque desde un punto de vista estrictamente jurídico, Rosario incluso podría acabar interrogando a su ex marido o a los investigadores de la Guardia Civil, lo que le daría la vuelta a la tortilla. Durante la instrucción son ellos los que la interrogan y en el juicio, los agentes se verían obligados a contestar a las preguntas que Rosario les formulase. Aunque todo apunta a que será Gutiérrez Aranguren quien lance las cuestiones, pero escuche las sugerencias que la madre de Asunta le haga al oído durante los interrogatorios.

No es la única novedad de las últimas horas. El letrado coruñés no parece desestabilizado después de que la Guardia Civil lo haya denunciado. Todo lo contrario de sus palabras se deduce que ha plantado firmemente los pies en el suelo e incluso ha echado raíces. Ataca sin dudar los datos que constan en la instrucción del juez Vázquez Taín. «En mi opinión y en la de los expertos que he consultado, la data de la muerte de Asunta no está acreditada en el informe de autopsia que aparece como definitivo. No constan datos esenciales como la rigidez cadavérica ni la temperatura del cuerpo. En el documento no están, y si existen, se nos han ocultado. Pero es que además no hay prueba de que la niña fuera sofocada», anuncia el abogado de Rosario Porto.

El «caso Asunta» presenta ramificaciones poco habituales. Se libran batallas jurídicas más allá del frente sobre la autoría de la muerte. La Guardia Civil ha denunciado a Gutiérrez Aranguren por calumnias e injurias. El juez Vázquez Taín ha presentado una denuncia por las filtraciones de la causa y ahora el letrado de Rosario Porto anuncia acciones legales para los próximos días: «Sospecho que me han pinchado el teléfono y que yo sepa no hay resolución judicial acordándolo. Me dispongo a presentar una amplia denuncia por revelación de secretos, infidelidad en la custodia de documentos y no persecución de determinados delitos. Se han filtrado datos antes de llegar al juzgado que difícilmente podíamos conocer las partes. La investigación se está llevando de forma irregular y anormal. No entiendo, por ejemplo, por qué dos imputados por asesinato, Alfonso y Rosario, viven en la cárcel y declaran delante del juez y el tercero se encuentra libre con la misma imputación y se le interroga por videoconferencia». La situación empieza a alcanzar altas cotas de surrealismo, porque en medio de todo este lío, el propio magistrado instructor, Vázquez Taín está siendo investigado por el Consejo General del Poder Judicial, pero por otro caso. El del robo del Códice Calixtino. Lo nunca visto.

El «sí» del colegio de abogados

El Colegio de Abogados de Santiago de Compostela ha autorizado a la madre de Asunta Basterra asumir su propia defensa en el caso por la muerte de su hija. La entidad que regula el ejercicio de los abogados de la capital gallega recibió el pasado 8 de enero una solicitud de «habilitación por asuntos propios» por parte de Rosario Porto Ortega. El Colegio se limita, según ha informado en un comunicado, «a seguir las pautas recogidas en la legislación», por lo que podrá asumir su propia defensa, aunque todavía no se ha confirmado si ejercerá este derecho y, en caso de hacerlo, si será de forma individual o compartido con su actual abogado, José Luis Gutiérrez Aranguren. La norma dice que «no es necesaria incorporación a un colegio de abogados para la defensa de asuntos propios siempre que el interesado reúna los requisitos establecidos», informa Efe.