La terapia celular, alternativa terapéutica para la artrosis de rodilla

Investigadores españoles pertenecientes a la Red de Terapia Celular del Instituto de Salud Carlos III han constatado que el uso de células mesenquimales autólogas (del propio paciente) en el tratamiento de la artrosis de rodilla es una alternativa válida, que podría evitar pasar por el quirófano. El tratamiento que se propone consiste en la inyección intra-articular de células madre mesenquimales del propio paciente, seleccionadas y cultivadas en la Sala Blanca del Parque Científico de la Universidad de Valladolid y se aplicó a 12 enfermos que experimentaron disminución del dolor y una mayor movilidad, además mejoró la calidad del cartílago articular. Los pacientes fueron tratados, seguidos y evaluados durante un año, en el Centro Médico Teknon de Barcelona, comprobándose que mostraron una rápida y significativa mejoría del dolor y la discapacidad. La eficacia media fue del 65-78%, superior al de los tratamientos convencionales en uso, según informa el Carlos III. La artrosis es la degeneración del cartílago articular, que conduce al desarrollo de fisuras y erosiones y que provoca dolor e impotencia funcional. Cursa con inflamación por lo que los medicamentos antiinflamatorios están indicados en el tratamiento de esta enfermedad. El cartílago articular tiene una capacidad regenerativa muy limitada, por lo que los tratamientos habituales son sintomáticos. Según el estudio ArtRoCad1 de la Sociedad Española de Reumatología, la artrosis de rodilla afecta a un 10% de la población y la de cadera

a un 4% (en total, más de cinco millones de españoles) y generan un gasto de superior a los 4.700 millones de euros anuales.