¿Por qué los niños devoran las hamburguesas?

Carne de hamburguesa
Carne de hamburguesa

¿Por qué algunos niños no consumen más que comida rápida mientras que otros se alimentan de forma sana? ¿Qué motiva que un adolescente elija una hamburguesa en lugar de una ensalada? ¿Por qué algunos hacen ejercicio y otros no? ¿Cuáles son las consecuencias para la salud de una dieta desequilibrada, la falta de actividad física y otros factores de riesgo? ¿Es posible convencer a los niños y a sus familias de que opten por estilos de vida más sanos? Estas preguntas y muchas otras se han abordado en una investigación de gran calado sobre el comportamiento dietético y el estilo de vida de los europeos más jóvenes.

Cerca de 22 millones de niños en la Unión Europea presentan sobrepeso o son obesos, una cifra que aumenta en 400.000 al año, lo que les enfrenta a graves riesgos sanitarios Por ello es trascendental encontrar las causas que empujan a la juventud a comer hamburguesas, y en ello se ha embarcado la UE a través de un estudio, que durará cinco años, y que lleva por nombre I.FAMILY.

A través del estudio con 16.000 personas, el equipo investigador de I.FAMILY invitó a estos niños y a sus hermanos y padres a participar en un seguimiento dedicado a los adolescentes y, más en concreto, a aquellos de once y doce años, una etapa crucial del desarrollo, según informa la agencia de la UE Cordis.

Esta cohorte de niños y sus familias se estudia en ocho centros de toda Europa situados en Bélgica, Chipre, Estonia, Alemania, Hungría, Italia, España y Suecia con el fin de desentrañar las relaciones que existen entre varios factores complejos relacionados con el estilo de vida, el comportamiento y la genética y su influencia en los hábitos dietéticos y sus consecuencias para la salud.

Mediante cuestionarios, entrevistas sobre relaciones personales, pruebas psicológicas y físicas, muestras biológicas y mediciones de la actividad física, los investigadores al cargo pretender efectuar una comparación entre niños y familias que han establecido o mantenido una dieta y un estilo de vida sanos con aquellos que han virado hacia prácticas menos saludables.

De este modo será posible establecer un registro temporal que abarca varios años de opciones dietéticas positivas o negativas gracias a los datos ya obtenidos en el estudio IDEFICS.

Así, estarán en posición de averiguar, por ejemplo, si el hecho de que los dos progenitores trabajen conlleva un mayor consumo de comida rápida o si las preocupaciones por la seguridad en los espacios públicos urbanos provocan que los niños hagan menos ejercicio y lleven vidas más sedentarias.

La recopilación de información sobre el estado de salud actual de los niños y el análisis de la ya obtenida en el anterior estudio con respecto a sus primeros años de vida, permitirá al equipo de I.FAMILY investigar qué provoca distintas situaciones sanitarias como la obesidad o los trastornos metabólicos y cuáles son sus precursores en los niños durante su desarrollo, informa Cordis.

En el estudio se tendrán en cuenta grupos socioeconómicos similares con comportamientos opuestos y además se medirán factores como la activación encefálica, la expresión de genes relacionados con las elecciones alimentarias, la base biológica y genética que define los gustos, la función del sueño y del tiempo que se pasa en reposo, la actividad física y la influencia del entorno.