¿Sería capaz de pasar diez minutos encerrado en un coche al sol?

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Con este planteamiento, los responsables de una aplicación para teléfonos móviles ha realizado un experimento sociológico que seguro que los protagonistas no olvidarán. Kids4Kars -que alerta al conductor antes de salir el coche para recordarle que compruebe que no hay ningún niño detrás-, ofreció 100 dólares a las personas que aceptaran el reto de pasar diez minutos en el interior de un coche al sol. En el caso de que no aguantaran más, tenían a su disposición un botó de alarma que pondría fin a la prueba y eso sí, se les recompensaría con un refrescante vaso de agua.

Son muchas las noticias que cada año se refieren a episodios de este tipo, pero la gente no es totalmente consciente de lo que puede llegar a sentirse atado a una sillita, encerrado en el coche y al sol.

Con esta prueba querían demostrar a los participantes cómo se sienten los niños cuando se les deja aunque sólo sea diez minutos en el coche. En la página web de la compañía explican que ningún padre piensa que "esto puede suceder a mí". Pero cualquier cambio de rutina, la falta de sueño o el estrés puede provocar una situación como esta, con unas consecuencias irreparables.

Además, ponen como ejemplo a Lisa McDonald, una científica responsable y madre orgullosa, que como consecuencia del cansancio y del estrés olvidó dejar a su hijo Kenny en la guardería guardería. Kenny dormía plácidamente mientras Lisa cerró el coche y se dirigió a su despacho, dejándolo morir de una forma lenta y desgarradora.

Kids4Kars recuerda que a pesar de que las ventanas estén un poco abiertas, la temperatura interior sube 20 grados cada 10-20 minutos y que la temperatura interior de un coche puede alcanzar los 109 grados en 15 minutos durante los meses de verano. Cada semana mueren al menos ocho niños en Estados Unidos como consecuencia de haber estado encerrados en un coche al sol.

El resultado de la prueba fue contundente: ninguno de los participantes logró aguantar los 10 minutos y todos apretaron el botón de emergencia.

Un cortometraje dirigido por Isaac Barker de 2013 refleja una situación cotidiana en EE UU y muestra a lo largo de los 7 minutos del vídeo cómo un bebé comienza a deshidratarse mientras su mujer hace la compra y la desesperada y angustiosa situación que viven varias personas que se dan cuenta de la gravedad de la situación e intentan salvar la vida del niño que llamaba la atención llorando hasta que el calor hiciera que se apagara poco a poco. El vídeo (bajo estás líneas), ha sido visto casi 17 millones de veces.