Actualidad

Si Greta Thunberg no puede venir a la COP25, podrá participar en remoto

El Gobierno estima en 60 millones el coste de la COP25 y un retorno de 100 millones para la Comunidad de Madrid

Las cumbres del clima pasadas han costado desde 37 millones de euros la más económica a 178 millones la de París

Publicidad

A menos de un mes de que arranque en Madrid la Cumbre del Clima (COP25), la ministra en funciones para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, explicó el trabajo a contrarreloj que están haciendo junto a Chile y dio detalles sobre logística, coste y retorno económico de este evento. Así, la ministra explicó que en las 24 cumbres que se han celebrado hasta la fecha el coste ha variado desde “los 37 millones la más económica a 178 millones la de París”. “Calculamos -prosigue- que el coste de la COP25 cueste aproximadamente 60 millones de euros, pero hay que apurar aún el presupuesto”, matizó, ya que “una parte puede ser cubierta por Chila, otra por patrocinios internacionales que ya tenía previsto Chile y otra parte por patrocinios nuevos”. Por eso, “iremos diciendo los costes a medida que lo tengamos más afinado”. En cuando al retorno económico de la cumbre por los visitantes que vendrán a Madrid -al menos 20.000 participantes- “asciende a 100 millones de euros para Madrid y su entorno”.

Tiempo para la acción

“La celebración de la COP en España -insistió- es una oportunidad para movilizar a la sociedad civil. Este año hemos escuchado la voz de los ciudadanos reclamando más acción, sobre todo por los jóvenes, basada en la ciencia”.

Publicidad

Ribera explicó que le gustaría que esta cumbre consiga trasladar el mensaje importante de que “es el tiempo para la acción. Si alguien se retrasa se impone la voluntad de actuar de todo el mundo. Vivimos en un momento de crisis ambientales de todo tipo, hemos vivido a espaldas de los límites planetarios en muchas ocasiones, pero lo hemos identificado”.

Publicidad

En cuanto a si el presidente de EE UU, Donald Trump, acudirá a la cumbre, “desde presidencia de Gobierno se enviarán invitaciones a todos los jefes de Estado”, afirmó la ministra sin precisar su opinión sobre si asistirá o no, aunque todo hace pensar que no dado que su Administración ha iniciado el proceso de salida del Acuerdo de París, lo que tendría lugar después de las elecciones presidenciales en el país norteamericano, en noviembre de 2020.

Ribera se mostró convencida de que la mayoría de los españoles abogan por la lucha contra el cambio climático y añadió que a las agendas industrial, financiera y tecnológica hay que incorporar la ambiental en las tomas de decisiones.

De momento, se desconoce si la cumbre abordará o no el tema de los océanos que se iban a tratar en Chile. Lo que sí está claro es que la cumbre se celebrará en siete pabellones del Ifema, que abarcan más de 100.000 metros cuadrados, además de unos 13.000 metros cuadrados más para que los asistentes a la cumbre en reuniones en paralelo.

Publicidad

Habrá dos lugares principales: la zona azul, administrada por la ONU y en el que se celebrarán las negociaciones multilaterales de los delegados de los países, y la zona verde, reservada para las ONG y otras entidades para que celebren sus actividades en la que habrá seis áreas separadas, entre ellas una dedicada a la innovación y ciencia y otra España/Chile, “en la que los dos gobiernos pondremos de manifiesto distintos actores subnacionales”.

Ribera también explicó que crearán una zona llamada Castellana verde, que pretende “transformar este eje en un espacio público para que programen actividades y debates en materia de acción climática” en los diferentes edificios emblemáticos, desde el jardín botánico hasta el ayuntamiento, pasando por el Ministerio de Sanidad, pero en un principio “no está previsto que esto supone el corte del tráfico” rodado.

Respecto a los jóvenes, Ribera explicó que quieren hacer la Conferencia de la Juventud que estaba preparando Chile, aunque sea independiente de la COP: "Podrían venir unos 1.500 jóvenes y, aunque es independiente a la cumbre, hay mucho interés por parte del Gobierno en traerla a Madrid".

En cuanto a los participantes, de momento sigue sin estar claro si la activista sueca Greta Thumberg asistirá. Aún no ha confirmado su asistencia. “Hemos contactado con gente próxima a Greta y el problema no es de financiación, sino de método de transporte. No es fácil navegar por el Atlántico Norte en esta época del año”. En cualquier caso, “si no puede venir a España, con mucho gusto le facilitaremos su participación en cualquiera de las sesiones en remoto si así lo decide", añadió Ribera.

Respecto a la gestión de alojamientos, es una de las áreas en las que más se ha avanzado al bloquear diferentes tipos de alojamiento para que puedan asistir a Madrid 20.000 participantes.