Sólo el 29,4% reconoce que derrocha agua

A un abrumador 82,5% les parece mucho consumir 132 litros diarios de agua... por más que sea esa la realidad

Es necesaria más pedagogía para que las nuevas generaciones sean conscientes del problema de no tener agua y que no la malgasten
Es necesaria más pedagogía para que las nuevas generaciones sean conscientes del problema de no tener agua y que no la malgasten

A un abrumador 82,5% les parece mucho consumir 132 litros diarios de agua... por más que sea esa la realidad.

Una nueva cultura del agua. Los gobiernos del mundo han decidido –desde hace años– trabajar por desarrollar un ahorro y aprovechamiento de uno de los bienes más escasos de la Tierra: el agua. Lo cierto es que ante un desafío de este calibre, cada uno, en su día a día, podría ser capaz de plantarle cara a este grave problema mundial. La estrategia es clara: cambiar los hábitos de conducta. Apostar por la ducha en lugar de por el baño; no dejar los grifos abiertos mientras uno se lava la cara o las manos si no ir abriéndolos y cerrándolos en los momentos imprescindibles. Optar por un lavavajillas eficiente, de bajo consumo, frente al lavado manual, que conlleva un mayor consumo de agua, prácticamente cuatro veces más. Todo esto y mucho, muchísimo más, para evitar que el consumo medio de agua de los hogares españoles sea de 132 litros por habitante y día, un 1,5% más que en 2013, por ejemplo. Nuestra encuesta revela que, con diferencia de la edad, al 82,5% le parece mucho este gasto... sin que haga nada para evitarlo. Y eso que el 56,4 por ciento considera que paga mucho por ese agua. Una percepción que, por lo demás, no es real, si tenemos en cuenta que el metro cúbico de agua en España es un 35,3% más barato que el de la media europea. Y eso en un país que suele pasar por momentos de sequía largos. La falta de concienciación del problema incide directamente en el poco aprecio que se tiene por este líquido elemento. Algo que no mejora con las nuevas generaciones, pues éstas son precisamente las que menos cierran el grifo mientras se enjabonan en la ducha: un 31,6%. Se necesita más pedagogía.