Sorprendente caso de una ballena pidiendo ayuda a unos kayakistas

El animal agitaba la aleta continuamente ante la atónita mirada de los excursionistas

Uno de los monitores intentando salvar a la ballena
Uno de los monitores intentando salvar a la ballena

Este caso pone de manifiesto la enorme capacidad de comunicación de este animal para solicitar ayuda.

Epic Ocean Adventures es una empresa australiana de Queensland cuya dedicación es organizar, entre otras actividades, excursiones en el océano para avistar la fauna y la flora de la zona. Todo normal hasta aquí. Lo que no se esperaban fue lo que iba a pasar en la excursión del pasado jueves. Una ballena jorobada, joven, se les acercó más de lo que suelen hacerlo las ballenas. Sin embargo, no fue para intimidar al grupo de excursionistas, sino para pedir ayuda.

Tras unos minutos de confusión junto a la ballena, Ty, uno de los monitores, se percata de que el animal hace una serie de gestos extraños con la aleta. Resultó que el animal tenía enganchada una cuerda en una de sus aletas y lo que estaba haciendo era pedir ayuda para que se la quitasen. Ty se tiró al agua para intentarlo y, aunque consiguió desenrollar la cuerda de la aleta, descubrió que se había tragado otra parte de la cuerda, lo que le imposibilitó sacársela del todo.

El grupo regresó a la orilla para informar del suceso a las autoridades locales y avisar de la situación de la pobre ballena. El final de la historia, sin embargo, es una incógnita, pues los excursionistas no saben si el animal pudo obtener el tratamiento adecuado para liberarse completamente de la cuerda. Para este grupo de excursionistas, el mejor momento del viaje a Australia fue, sin duda, este rato que compartieron con la ballena.