Actualidad

Así es un succionador de clítoris, el juguete sexual que arrasa entre las mujeres y preocupa a los hombres

Este revolucionario producto erótico supone un gran problema para muchos hombres, que ven el succionador como el fin de sus relaciones, como han demostrado en algunos comentarios que han publicado en Amazon

Este revolucionario producto erótico supone un gran problema para muchos hombres, que ven el succionador como el fin de sus relaciones, como han demostrado en algunos comentarios que han publicado en Amazon.

Publicidad

¿Que está pasando con el succionador de clítoris que se ha convertido en una auténtica revolución sexual este año? ¿Por qué se está popularizando tanto entre las mujeres? Se trata de un juguete erótico que tiene una boquilla de silicona médica que se coloca alrededor del clítoris y lo estimula a través de ondas de vibraciones y pulsaciones, logrando orgasmos en apenas un par de minutos.

Este producto está suponiendo un gran problema para muchos hombres, que ven el succionador como el fin de sus relaciones, como han demostrado en algunos comentarios que han publicado en el apartado de las valoraciones de diferentes succionadores de la web de Amazon.

“Producto nefasto. Destruye familias. Mi mujer ni me mira”, escribió un cliente junto a una puntuación de una estrella en Amazon.

Publicidad

En relación a estas críticas, hay otros dos clientes que han explicado, con tono irónico, cómo les ha afectado el succionador de clítoris a sus vidas: “Desde que llegó a casa noto hostilidad, aunque se la ve muy contenta. Besos”; “Mi mujer lo compró y ahora estoy viviendo en un banco esperando al divorcio. Horrible”.

Por otro lado, hay otro usuario que ha hecho de tripas corazón y le ha puesto la máxima puntuación a uno de los succionadores. “Le pongo un 5 por mi mujer. Yo lo he probado y, sinceramente, creo que no es para tanto. Nada que no podamos hacer con un poco de empeño”, ha apuntado.

Publicidad

Asimimo, este hombre ha ido más allá y ha aconsejado qué hacer para emular la función de este juguete sexual: “El truco es hacer como cuando el caracol no sale. Sorber rápido y de forma intermitente”.

Lo que está claro es que el succionador ha terminado con la anticuada idea de que las mujeres solo pueden alcanzar el orgasmo con la penetración y ha puesto el foco en el clítoris, ese órgano con más de 8.000 terminaciones nerviosas dedicado únicamente al placer.

¿Cómo funciona?

Si pensamos en juguetes sexuales el primero que se nos viene a la cabeza es el de doble estimulación. Una parte para la penetración que alcanza el llamado punto G y otra parte con vibraciones que se centran en el clítoris.

Pero la novedad del succionador no es que estimule únicamente este órgano, sino cómo lo hace. Este juguete tiene una boquilla de silicona médica —es fundamental comprobar los materiales— que se coloca alrededor del clítoris y lo estimula a través de ondas de vibraciones y pulsaciones.

Publicidad

De esta forma se llega más allá de la superficie del clítoris que tocan los vibradores convencionales y se estimula una zona más amplia. Como en todo, hay diferentes tipos de succionadores. Aunque la mayoría comparten características básicas como que son totalmente sumergibles, se cargan con cable USB y tienen varias intensidades. Eso sí, cada uno tiene sus particularidades.

¿Qué succionadores son los más populares?

► Satisfayer Pro 2 Next Generation

Sin lugar a dudas, el Satisfayer Pro 2 Next Generation es el superventas de los succionadores de clítoris. De hecho es ya todo un fenómeno nacional, millennial, sexual y feminista. Más del 80% de las personas que lo han probado aseguran alcanzar el orgasmo en menos de dos minutos. Es sumergible, recargable y tiene 11 velocidades. Su precio ronda los 60 euros.

► Sona

El succionador Sona, de la marca sueca LELO, sería el más avanzado del mercado, ya que es el único que funciona con ondas sónicas, estimulando el clítoris un 75% más que el resto de succionadores y lo hace de un forma diferente, provocando un orgasmo progresivo.

Sona también es sumergible y recargable, y tiene ocho programas diferentes, con distintas velocidades cada uno. El tacto es ultrasuave y es el más silencioso. Su precio ronda los 150 euros.

► Pulpi

El Pulpi sería el succionador más desconocido de la lista. No obstante, su diseño redondeado hace que sea más sencillo de manejar. Al igual que los modelos anteriores, también es sumergible y recargable. Tiene 11 velocidades y estimula el clítoris con ondas expansivas. Su precio ronda los 50 euros.