A golpes con el móvil

El 81% de las reclamaciones por daños se debe a caídas accidentales. Una de cada cuatro se origina por robo del dispositivo.

Aunque tengamos en nuestros bolsillos dispositivos por valor de cientos de euros, no parecemos ser conscientes. Una avería del dispositivo móvil por caída accidental es la reclamación por daños más común (81%), muy por encima de las causadas por humedad o calor excesivo (14%). De hecho, sólo un 5% de los incidentes por avería se debe al uso normal y desgaste del terminal.

Así se desprende del informe elaborado por CPP, empresa de protección y servicios de asistencia que comercializa seguros para móviles, que ha analizado los problemas más comunes que han sufrido los españoles con sus teléfonos móviles en 2012. Una avería es la principal causa por la que sus clientes de Móvil Seguro han solicitado algún tipo de asistencia, con un 70% de los casos, seguido de un 25% debido a robo y un 5% a pérdida.

«Los teléfono móviles inteligentes han sido uno de los regalos estrella esta Navidad, junto con las tabletas, y la gente está cada vez más concienciada de la necesidad de asegurar un dispositivo que cada día es más potente, más útil y más valioso y, por tanto, más susceptible de ser robado o que puede provocarte más inconvenientes si se te estropea», asegura Eduardo Gil, responsable de comunicación de CPP.

La empresa alerta de que una de cada cuatro denuncias responde a robos. Sobre todo por la acción de carteristas y por los momentos en los que bajamos la guardia. En el caso de las comunidades que mayor número de casos por robo presentan se dan cita Madrid (33%), Cataluña (29%) y Castilla La Mancha (27%), todas ellas por encima del 24%.

Entre géneros existen varias diferencias. La primera, es que el volumen de asegurados masculino es mayor que el femenino y, por tanto, los hombres presentan más eventualidades que las mujeres. Con todo, se extraen conclusiones curiosas si comparamos el total de incidentes presentados: a los hombres se les cae más el móvil (59%) que a las mujeres (51%), mientras que a ellas se lo roban con mayor frecuencia (28%) que a ellos (23%).