Las aplicaciones científicas de los nanohilos

Dos modelos de bombillas LED
Dos modelos de bombillas LED

Los nanohilos tienen tres “caras” distintas formas (metálicos, semiconductores y aislantes) pero infinidad de aplicaciones en los proyectos de investigación financiados por la Unión Europea, ya que pueden emplearse en la energía, la electrónica o la protección del medio ambiente.

Desde el punto de vista de los científicos, los nanohilos son atractivos por su relación entre longitud y anchura; no en vano, sus dimensiones laterales no superan unas pocas decenas de nanómetros mientras que su longitud es ilimitada.

Para explotarlos al máximo, la UE puso en marcha hace unos meses un proyecto, denominado NWS4LIGHT, en el que se empleó la tecnología de nanohilos para mejorar la efectividad de los actuales diodos emisores de luz (LED) que se consumen de forma cotidiana en los hogares europeos.

También se experimentó con estos nanocables para conformar una red conductora transparente de especial utilidad para formar los contactos de las celdas fotovoltaicas o crear capas transparentes en pantallas, según informa la agencia de la UE Cordis. En los próximos meses se comprobarán los efectos concretos de estos avances en la electrónica de cada día.