Los Reyes y Papá Noel dejarán este año videojuegos en siete de cada diez hogares

Los videojuegos volverán a ser este año los reyes de los regalos navideños y llegarán de la mano de los Reyes o Papá Noel al 70% de los hogares españoles.
Son cálculos ofrecidos este jueves por la Asociación Española de Videojuegos (Aevi) en un estudio realizado por la consultora Metrixlab, que pronostica que el desembolso por cada videojuego oscilará entre 50 y 200 euros.
El 50% de los padres opina que los videojuegos son los regalos más deseados por sus hijos y el 42% afirma que tiene la intención de gastar más de 50 euros.
El 83% de los padres que regalará videojuegos se decanta por las versiones físicas para consolas de sobremesa, frente al 26% que regalará juegos para PC y el 24%, juegos para portátiles.
El estudio ha analizado el conocimiento de los padres en comparación con la actual generación de niños, nativos digitales, y concluye que la mayoría de padres no se siente en inferioridad tecnológica. Un 84% de ellos afirma ser jugadores y solo un 17% afirma tener menos conocimientos sobre tecnología en general, cifra que aumenta hasta el 36% en el caso concreto de los videojuegos. Además, el 40% asegura utilizar herramientas educativas basadas en videojuegos para mejorar la educación de sus hijos.
En cuanto a los hábitos de juego, el 80% de los padres eran jugadores antes de ser progenitores. En la actualidad, el 46% afirma jugar menos que antes de ser padre, debido a la falta de tiempo como principal razón. En el lado opuesto, un 20% afirma dedicar más tiempo a los videojuegos desde que son padres. De hecho, para un 68% de los padres jugadores, el juego en familia supone una motivación.
Según el estudio, la percepción que los padres tienen de este tipo de ocio digital depende fundamentalmente de su conocimiento. Es decir, los padres que juegan tienen mucha mejor percepción que los que no juegan, en todas las variables analizadas. Así, un 82% de los padres jugadores opina que los juegos aumentan la actividad mental y un 54% piensa que son educativos, cifras que descienden hasta el 59% y el 29% entre la población de padres que no juega. Además, un 52% de los padres que no juegan piensa que provocan violencia, cifra que desciende hasta el 22% entre los padres que sí son jugadores. “Los datos muestran que el salto generacional no es tan grande como podría parecer”, ha comentado Carlos Iglesias, secretario General de AEVI. “A diferencia de las anteriores generaciones, los padres actuales han crecido en un entorno cada vez más tecnológico y no se sienten en inferioridad frente a sus hijos. Pensamos que los datos de intención de compra y percepción muestran que los videojuegos llegan cada vez a más públicos y forman parte de la vida diaria de la sociedad.”
Además, los datos muestran que, aunque un 55% de los padres no conoce el sistema PEGI de clasificación de juegos por edad, a la hora de comprar un juego un 85% de los padres sí lo utiliza como referencia.
Por último, para el 51% de los padres la principal fuente de adquisición son juegos originales y un 23% mediante descargas gratuitas. Solo un 4% reconoce que la piratería es su principal fuente de adquisición de títulos.