Teresa Romero afronta sus horas más decisivas

Mucha gente ha querido demostrar su apoyo a Teresa Romero a las puertas del hospital.
Mucha gente ha querido demostrar su apoyo a Teresa Romero a las puertas del hospital.

La auxiliar de enfermería Teresa Romero afronta este martes el día 15 desde que se le presentaron los síntomas de ébola, un umbral a partir del cual van aumentando las esperanzas de una recuperación completa, aunque los expertos insisten en ser prudentes porque es una enfermedad muy complicada.

La auxiliar de enfermería Teresa Romero afronta este martes el día 15 desde que se le presentaron los síntomas de ébola, un umbral a partir del cual van aumentando las esperanzas de una recuperación completa, aunque los expertos insisten en ser prudentes porque es una enfermedad muy complicada.

“Pasado ese periodo (de 15 días) las esperanzas de una recuperación completa van aumentando, pero hay que ser prudentes porque pueden darse situaciones después de este periodo”, ha explicado el jefe de servicio de Microbiología del Hospital Universitario 12 de Octubre y miembro del comité científico designado por el Gobierno, Rafael Delgado, en declaraciones a la Cope recogidas por Europa Press.

Por su parte, el catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid y miembro del Comité Científico, Fernando Rodríguez Artalejo, ha informado que, “sin más noticias que resaltar”, el estado de la auxiliar de enfermería contagiada por el virus del ébola, Teresa Romero, es “muy grave” como en los últimos días. Asimismo, en la rueda de prensa posterior al comité especial para la gestión de la enfermedad por el virus del ébola, ha señalado que los contactos se mantienen asintomáticos. “Esto significa que en este momento no hay persona en España con capacidad de trasmitir la enfermedad por el virus del ébola más allá de la propia paciente ingresada”, ha señalado.

Por su parte, Teresa Mesa, amiga y portavoz de la familia, ha explicado a los periodistas el estado anímico de Teresa, que permanece incomunicada en la planta sexta del hospital, es bueno. “Habla con los compañeros y anímicamente está con ganas de luchar”.

Javier Limón, que es visitado por los doctores dos veces al día, una por la mañana y otra por la tarde, ha aclarado que quiere que se informe a los medios de comunicación del estado de salud de Teresa Romero. Los médicos que tratan a la auxiliar le han explicado al marido de la auxiliarLimón que las próximas 48 horas van a ser cruciales para conocer la evolución de la paciente, aunque no han entrado en detalles

Por otra parte, Rodríguez Artalejo, que ha adelantado el desarrollo de un amplio programa de formación para todo personal público que pueda estar en contacto con el virus, ha asegurado que “estamos en una situación de absoluta tranquilidad desde un perspectiva de salud pública”.

En cuanto a cuándo podría hablarse de la curación de la auxiliar de enfermería contagiada por el virus del ébola, el experto ha destacado que ésta se podría anunciar “cuando el virus ya no sea detectable en su organismo” y, ha añadido, “lo que es más importante cuando se encuentre clínicamente restablecida”.

Además, ha admitido que las próximas horas “son críticas”. “Las 24 horas, las 48 próximas horas, todas son críticas porque ella sigue grave; la buena noticia es que cada día que siga luchando contra esta enfermedad estará en mejores condiciones de haber desarrollado una respuesta inmunológicas eficaz que le permita salir adelante”.

No obstante, ha afirmado que no sólo será importante para su supervivencia la respuesta inmunológica sino que “es importante que pueda vencer de forma eficaz a las diversas complicaciones de la enfermedad (renales, respiratorias, etc) que acompañan a la enfermedad”.

Respecto a las fechas que se barajan para hablar de un solo contagio, señala el 27 de octubre, que “es cuando hayan transcurrido 21 días desde el último contacto, que fue cuando ella fue ingresada”.

En definitiva, “cuando ninguno de los contactos de Teresa en los días que ha sido infectiva desarrolle la enfermedad y para esto tendremos que esperar al 27 de octubre, cuando hayan transcurrido 21 días desde el último contacto que fue cuando ella fue ingresada”.

No obstante, ha añadido, que “estaremos seguros de que este brote se ha concluido cuando ninguno de los trabajadores sanitarios que está atendiendo a Teresa desarrolle la enfermedad después de 20 días del último contacto clínico asistencial con la paciente”.

El ébola es una enfermedad muy grave pero, como ha recordado, “da facilidades para controlarlo”, ya que para el contagio es necesario un “contacto muy estrecho” y, por otra parte, “solo se trasmite cuando el paciente está sintomático”. “El virus es perfectamente controlable porque no es especialmente contagioso”, ha afirmado este experto recordando que en España existen los medios y protocolos adecuados, que “se está aplicando de forma muy rigurosas”, para acabar con el virus. “Por esto confiamos que en un plazo de tiempo razonable podremos controlar el virus definitivamente”, añadido sin querer aventurarse en fechas.

Finalmente, ha destacado la “encomiable” labor de los profesionales de la asistencia sanitaria, que “se sienten tremendamente observados”; “tiene que lidiar con una enfermedad que aunque es difícil de trasmitir es muy grave” y porque todos queremos que está salga bien”.

Esperanza y prudencia

Esta mañana, el director del Instituto Salud Carlos III y miembro del comité especial para la gestión de la enfermedad por el virus del ébola, Antonio Andreu, ha reconocido que el equipo médico que trata a Teresa Romero está “esperanzado dentro de la prudencia”, en cuanto a una posible evolución favorable de la paciente aunque ha recordado que “en medicina, hacer afirmaciones predictivas, es tremendamente arriesgado”.

“A medida que van pasando los días, sobre todo si la paciente se mantiene estable, las esperanzas de supervivencia van aumentando”, ha indicado Andreu, en una entrevista en Onda Cero recogida por Europa Press, aunque ha insistido en que “la prudencia aconseja ser extremadamente cautelosos”.

Andreu ha resaltado que las quince personas que se encuentran aisladas tras mantener contacto con Teresa Romero permanecen afebriles. “El periodo en el cual llevan en esta situación se acerca a los ocho días y a partir de ahí está demostrado que la probabilidad de desarrollar la infección baja de manera muy significativa, día que ha pasado día que hemos ganado”, ha indicado el director del Instituto Carlos III.

El experto ha incidido en que la “situación desde el punto de vista clínico y epidemiológico está extremadamente controlada”. Ha fijado como fecha determinante el día 27 de octubre para decir que “la situación quedará completamente libre” de ébola y ha hecho hincapié en el hecho de que los mecanismos de control de una posible extensión de la enfermedad se “hayan maximizado”.

Asimismo, ha destacado la decisión del comité especial de ponerse en contacto con la embajada de EEUU y con el centro de enfermedades de Atlanta para intercambiar información, tras el contagio de una sanitaria estadounidense. “Tenemos la obligación de identificar todos los elementos que pueden ayudar en otros países para que el flujo de información permita que todos los sistemas sanitarios actúen de manera muy rápida”, ha explicado.

En cuanto a la posibilidad de que el suero de Teresa Romero pueda ser utilizada en el tratamiento de otros casos si finalmente supera la enfermedad, ha asegurado que se trata de “un material biológico que se debe tener en cartera”. En este sentido ha recordado que “ha sucedido ya con el de la hermana Paciencia cuyo suero se está administrando a Teresa Romero, porque quienes superan el ébola crean anticuerpos de defensa que, algunos, tienen la capacidad de atacar al virus”.

Por otra parte, el científico y miembro del comité especial para la gestión de la enfermedad del ébola, Fernando Rodríguez Zarzalejo, ha coincidido en que en este momento “es muy arriesgado” hacer cualquier pronóstico sobre la posible evolución de la auxiliar de enfermería Teresa Romero.

El experto, en declaraciones a la Ser recogidas por Europa Press, ha destacado la importancia del tratamiento de soporte que esta recibiendo la paciente para “mantener las constantes vitales y que es algo esencial para un buen pronóstico”. En cuanto a los antivirales experimentales que está recibiendo, ha recordado que “los efectos no se conocen” y resultará “difícil” por el hecho de haber tratado a unos pocos pacientes “atribuirles el éxito o el fracaso”.

En cuanto a las críticas de los vecinos de Teresa Romero por la tardanza en la descontaminación del edificio, ha reconocido que “hubiera sido deseable” haberlo hecho un poco antes. Ha precisado, no obstante, que “esta situación no supone un alta riesgo para el conjunto de vecinos” ya que el virus “sólo se transmite de personas a personas con contacto relativamente estrecho y sobrevive muy poco tiempo fuera del humano”.