Texto íntegro del discurso de Alfonso Ussia

Alfonso Ussía, acompañado de los ganadores de la VII edición, en un momento de la ceremonia
Alfonso Ussía, acompañado de los ganadores de la VII edición, en un momento de la ceremonia

España, la victoria del individuo sobre la masa

Excelentísimas autoridades. Señoras y señores.

Celebramos la séptima edición de los Premios del diario “La Razón” que llevan el nombre de uno de sus columnistas. Unos premios que empezaron siendo tres y ahora son seis, lo cual se me antoja de perlas. Al Estudiante del Año, al Héroe del Año, a los Personajes del Año, a la Trayectoria Ejemplar, y como novedad en la presente edición, a la mejor Iniciativa al Deporte, y el Premio Honorífico. Los afortunados o damnificados de este año, según se mire, han sido don Guillermo Plata Pérez, don Víctor Regalado, “Los del Río”, don Antonio y don Rafael y doña Carolina Marín, “Podium”, el Ejército del Aire que cumple como tal su septuagésimo quinto aniversario y doña Rosario Cayetana Fitz-James Stuart, duquesa de Alba, recientemente fallecida en su Sevilla del alma.

El Jurado, único responsable de las diferentes concesiones, ha estado formado por don Mauricio Casals, Presidente de La Razón, don José Crehueras, Vicepresidente de Planeta, don Joaquín Parera, Subdirector General con muchísimo más mando que cualquier otro subdirector general en España, doña Gloria Lomana, Directora de los Sevicios Informativos de Antena-3, don Javier González Ferrari, Presidente de Onda Otero, perdón, de Onda Otero, perdón de Onda Cero, don Francisco Marhuenda, director de La Razón, y por último, el columnista que por infinita generosidad de nuestro periódico da el nombre a estos premios. Gracias a los miembros del Jurado por su trabajo desmedido y extenuante.

Don Guillermo Plata Pérez, Estudiante del año, con una nota media en el bachillerato de 9,975, y actualmente cursando el primer curso de Medicina en la Universidad de Málaga, en cuyo ámbito jamás se ha cruzado con el ex becario Íñigo Errejón, por la sencilla razón de que don Guillermo acude todos los días a clase y el ex becario no se ha dejado ver todavía por ahí. El Estudiante del Año ha sido siempre un fenómeno de la naturaleza, una esperanza de futuro para el futuro de España, y mucho nos honramos de haber premiado el esfuerzo, la tenacidad, la constancia, el cumplimiento del deber y la inteligencia de nuestro próximo Doctor en Medicina.

El Premio Héroe del Año le ha sido concedido a don Victor Regalado, Policía Nacional, en el que resumimos la admiración por nuestra ejemplar Policía, hoy entristecida por el fallecimiento en acto de servicio de su agente Vanessa Lage y un compañero herido. Don Víctor hizo algo que sólo está al alcance de los héroes que ponen en riesgo su vida para salvar la del prójimo. Un ciudadano, que en una estación de la Línea 1 del Metro de Madrid cayó a la vía poco antes de la llegada del tren. Don Víctor no se lo pensó, saltó del andén a la vía y rescató de una muerte segura al hombre accidentado. Nuestra más profunda admiración, don Víctor.

Son dos los premiados en “El Personaje del Año”. Y uno de ellos, son también dos. Don Antonio y Don Rafael. “Los del Río”, pareja triunfadora que con su “Macarena” ocupó semana tras semana y durante meses el primer puesto de éxitos musicales en los Estados Unidos, lo cual no está al alcance de todos, digo yo. Y qué decir de su “Sevilla tiene un color especial”, que ha sobrevolado con su ritmo todos los rincones del mundo. Además de grandísimos artistas, son dos personas extraordinarias, dos grandes amigos y ejemplo constante de superación, talento y gracia. Para colmo cierran con su presencia la película “Ocho Apellidos Vascos”, el gran éxito del año de nuestro Cine, que todavía insiste en producir películas de la guerra y la posguerra, donde los que perdieron era buenísimos y los que ganaron perversos. Es decir, una originalidad.

Y Carolina Marín, Campeona del Mundo de Bádminton, esa especialidad dificilísima y diabólica. También lo es de Europa a sus 21 años. Pero debo resaltar su triunfo en el Mundial, triunfo que seguí nerviosísimo por la televisión. Le ganó la final a una china bastante antipática a la que cogí una enorme manía, porque intentaba continuamente poner la pluma donde suponía que era inalcanzable para Carolina, pero Carolina llegaba, la devolvía y la que no llegaba entonces era la cabrona china, a la que se le ponía en cada tanto conquistado por nuestra campeona, como dicen en La Montaña, una cara de tontuca que daba risa verla. Carolina es un orgullo de nuestro deporte, un ejemplo más del individualismo español, que eso y no otra cosa es el espíritu de Europa, el triunfo del individuo sobre la masa, la victoria de la libertad individual sobre la triste fortaleza del colectivo, como ahora se dice. Como Santana, como Nadal, como Indurain, como Ángel Nieto, como Goyoaga, como todos los titanes de nuestro deporte nacidos para esforzarse y vencer.

El Premio a la mejor Iniciativa al Deporte, se le ha concedido a “Podium”, patrocinado por Telefónica con el auspicio del Comité Olímpico Español. “Podium” impulsa a 80 jóvenes menores de 23 años hacia la excelencia deportiva, con el objetivo marcado de los Juegos Olímpicos que se celebrarán en Río de Janeiro en el año 2016. Su lema “Se lo que quieras ser. Sé Olímpico”, resume la fuerza de su sueño. Aspirantes a 22 disciplinas olímpicas suman los 80 beneficiados por “Podium”. Una lástima que este tipo de ayudas no haya coincidido con mi juventud, durante la cual fui afortunado competidor en muchos deportes, fútbol, canicas, bolos, petanca y tenis, y de este último puede dar fe el duque de Huéscar, al que siempre vencí con enorme facilidad.

Premio a la Trayectoria Ejemplar a nuestro Ejército del Aire, que cumple como tal su septuagésimo quinto aniversario. Setenta y cinco años de valor, de patriotismo, de abnegación, de vigilancia, de misiones arriesgadas, de hazañas incomensurables y de heroicos pilotos caídos, en muchas ocasiones, entre el silencio y la displicencia de sus beneficiados, que somos todos los españoles.

El valiente, honrado y formidable uniforme azul de nuestros militares del aire, como los de Tierra y la Mar, dispuestos a todo, disciplinados, vocacionales, patriotas, lejanos a las ambiciones personales e inmediatos en su disposición al servicio y al riesgo para mantener el honor, la gloria y la paz de España. Gracias por vuestra lealtad y heroísmo.

Y el Premio Honorífico a la duquesa de Alba, de la que escribí en estas páginas que fue una sevillana que lo tuvo todo menos la suerte de nacer en Sevilla. Una mujer con una personalidad extraordinaria, que alcanzó por su manera de ser y su valentía para enfrentarse a las rigideces sociales, una extendida admiración y popularidad.

Culta, artista y torera. Resumió en su persona su legado, que es fundamental Historia de España, e inteligente y activa centinela del gran patrimonio de su Casa. La conocí de niño y sus hijos son mis amigos desde la más tierna infancia, siempre que se acepte que la infancia es tierna. De sus maridos, guardo un especial recuerdo por don Luis Martínez de Irujo, que fue un gran duque de Alba, que tanto ayudó a crear la Fundación y poner en orden el Patrimonio en años difíciles. Hoy recoge el premio el duque de Huéscar, su hijo mayor, y quiero pedirle que traslade a sus hermanos todo nuestro cariño y admiración, y se sienta orgulloso por ser un nuevo eslabón en la Cadena histórica de su Casa como hijo de la gran española, madrileña de nacimiento y sevillana de alma que se nos ha marchado hace menos de un mes.

Es tradición, tradición de siete años, es decir, tradicioncita, terminar estas palabras en un idioma ajeno a nuestra cultura y a nuestras costumbres. Para hoy he elegido, en homenaje a Podemos, el georgiano, que fue el idioma natural de José Stalin, al fin y al cabo, su ideólogo preferido.

“Navashbili osmá sinobru, upravadze kadaslibi”.

La traducción, una vez más, parece innecesaria. Pero si alguien de la sala no ha entendido el mensaje, le proporciono con sumo gusto la traducción: “Los campos de concentración no son tan desagradables como dicen algunos”.

Muchas gracias.

Alfonso USSÍA