Cuatro comunidades autónomas financian el tratamiento contra la incontinencia fecal

Más de 70.000 personas necesitan esta solución contra la incontinencia fecal.

Enfermos de esclerosis múltiple y personas con lesión medular, los más afectados
Enfermos de esclerosis múltiple y personas con lesión medular, los más afectados

Más de 70.000 personas necesitan esta solución contra la incontinencia fecal.

Solo cuatro comunidades autónomas financian el tratamiento de irrigación transanal, el único eficaz contra el problema de incontinencia fecal, así lo anuncairon ayer el Consejo General de Enfermería. Madrid, Murcia, Comunidad Valenciana y País Vasco son las únicas en cubrir los gastos de este tratamiento que facilitaría la vida a más de 70.000 personas en España. Un nuevo hecho que abre el debate sobre las diferencias de la Sanidad pública entre las comunidades autónomas, ya que el coste de los dispositivos para irrigación trasanal supera los 2.300 euros anuales por paciente, y que hasta el momento tenían que pagar de sus ingresos los propios afectados.

Enfermos de esclerosis múltiple, personas afectadas por una lesión medular, pacientes de cáncer de colon y recto e, incluso, niños con espina bífida o con enfermedad de Hirschsprung, sufren esta patología que dificulta su día a día. A pesar de que existen tratamientos más tradicionales para este problema –como la dieta, el uso de laxantes y antidiarreicos o la estimulación digital– los resultados no dan mucha esperanza. Es por este motivo por el que nace el tratamiento de irrigación transanal, que consiste en un dispositivo que permite al paciente vaciar el intestino periódicamente, sin que el paciente sufra. Una necesidad que afecta a más del 60 % de los 38.000 personas con lesión medular que hay en España, y más de la mitad de los 45.000 que tienen esclerosis múltiple. También es el caso de los niños con espina bífida, que afecta a más del 10% de la población, y el de los que padecen enfermedad de Hirschsprung, cuya incidencia es de 1 caso por cada 5.000 nacimientos al año.

Los representantes del Consejo General de Enfermería hicieron hincapié en que este problema afecta también a niños y adolescentes que tienen que ir al colegio con pañal cuando existe una solución eficaz para controlar esfínteres. Además, también hablaron sobre el impacto psicológico que puede ser «terrible», para los pacientes con lesión medular, que aseguran que sufrir esto «es peor que no poder andar». Pacientes y profesionales, sostienen que «marcará un antes y un después».