Un instituto de Valencia prohíbe a una alumna entrar con hiyab

La consejera de Educación dice que obligar a quitárselo puede vulnerar la Constitución

Jóvenes que van a clase con velo
Jóvenes que van a clase con velo

La consejera de Educación dice que obligar a quitárselo puede vulnerar la Constitución

La polémica del hiyab vuelve a las aulas. Esta vez, un grupo de organizaciones han denunciado que el IES Benlliure de Valencia ha prohibido a una alumna de nacionalidad española asistir a clase cubierta con el pañuelo con el que la niña expresa su identidad religiosa musulmana.

SOS Racismo, Movimiento Contra la Intolerancia, Centro Cultural Islámico de Valencia y Plataforma contra la Islamofobia han defendido que el pañuelo no impide ver la cara ni molesta para la identificación de la alumna, por lo que achacan la actitud del director del centro a una «islamofobia soterrada».

«Tiene una significación única y exclusivamente de expresión de identidad religiosa», han argumentado las organizaciones en un comunicado, en el que han informado de que el pasado 8 de septiembre, en el inicio del curso, el director instó a la alumna «en términos taxativos» a quitarse el pañuelo y le advirtió de que no entraría en clase al día siguiente si lo llevaba. La joven, mayor de edad, nacida en España, se puso en contacto con estas organizaciones que presentaron una queja ante el Síndic de Greuges y ante el Defensor del Pueblo y comunicaron el caso a la Consejería de Educación que incluso mandó a un inspector al centro que comprobó la negativa del director y le instó a cambiar de actitud. La vicepresidenta y portavoz, Mónica Oltra, advirtió ayer de que «hay que ser cuidadosos con la libertad religiosa y con la diversidad cultural» y reconoció que «las estéticas son diversas en los institutos», informa Efe. «En el caso del pañuelo, no con otras cosas, es un símbolo religioso, pero también cultural y de género. Como cuando ponemos pendientes a las niñas y a los niños no», dijo. Es por esto por lo que consideró que esa prenda no supone «ninguna denigración colectiva ni individual», pero obligar a quitárselo «puede entrar conflicto con el artículo 14 de la Constitución». «Como consejera no quiero que nadie, y menos las mujeres, deban ponerse algo que no quieran, pero tampoco quiero que a ninguna mujer se le obligue a quitarse algo (pañuelo) que no quiere quitarse», ha agregado.

Según el comunicado de las organizaciones, el director del centro se escuda en «una interpretación literal y cerrada» de un artículo del reglamento del centro que impide a los alumnos llevar nada en la cabeza. En su opinión, esta norma nació para impedir que estuvieran en clase con gorras y sombreros que pudieran ocultar su cara, «cosa que no se le puede atribuir al pañuelo». Casos parecidos se han producido también en otros puntos de España. De hecho, un juzgado de Madrid desestimó en 2012 el recurso presentado por la familia de la joven española de origen marroquí Najwa Malha contra la decisión del instituto de Madrid en el que cursaba estudios de no permitirle la asistencia a clase con hiyab o velo islámico. Algunas comunidades como Madrid, han regulado su uso en las aulas y dejan a criterio del centro la posibilidad de prohibirlo o no en su régimen interno.