Una esquiadora sobrevive milagrosamente a una caída de 300 metros

La esquiadora Angel Collinson se encontraba bajando por el monte Neacola de Alaska y un inesperado percance provocó que cayera al suelo y sufriera uno de los accidentes más peligrosos de su carrera.

Como consecuencia de la caída, Collison, de 25 años, comenzó a caer sin control durante casi un minuto y recorrió 300 metros. El descenso estaba siendo grabado desde un helicóptero y todos pensaron en lo peor, debido a la violencia de la caída. Sin embargo, para sorpresa de todos, la joven esquiadora logró detenerse, se sentó sobre la nieve y dijo "estoy bien".

Las buenas noticias se confirmaron cuando Collison fue atendida por un médico y comprobaron que sólo había sufrido leves lesiones en dos dedos. El vídeo fue publicado el pasado 21 de enero e Youtube.