La Policía desmantela una fábrica de leche falsa para bebés en Gerona

El producto, fabricado en ausencia total de higiene y control sanitario, no era nocivo pero no contenía los nutrientes necesarios para el desarrollo de los lactantes

La operación se ha saldado con cuatro detenciones y la incautación de más de ocho toneladas de producto envasado y preparado para su distribución

Una fábrica de Gerona ha estado fabricando y envasando leche para bebés de forma ilegal y a gran escala durante los últimos meses. El producto en sí no era nocivo para los lactantes, pero no pasaba los controles sanitarios pertinentes, era creado sin las medidas de higiene necesarias y no contenía los nutrientes necesarios para el desarrollo de los lactantes. Sin embargo, esa falta de control permitía que la leche pudiera contener trazas de determinados productos que afectaran a los lactantes alérgicos o intolerantes a determinados alimentos

La operación, desarrollada por la Policía en colaboración con Europol, ha permitido el desmantelamiento de la fábrica ilegal, la detención de cuatro personas y la incautación de ocho toneladas de producto ilegal, que se envasaba en cajas de marcas internacionales y después era distribuida. El producto había sido comprado al por mayor -a 1 euro el kilo- en una página web polaca que estableció un punto de entrega la ciudad de Barcelona. El producto era enviado principalmente a China a través de una empresa de transportes polaca. Tres de los cuatro detenidos en la operación han ingresado en prisión.

La investigación comenzó gracias a una información remitida por Europol, en la que alertaba de una organización criminal compuesta por ciudadanos polacos especializados en la falsificación de leche para bebés de entre uno y tres años. Al parecer, las autoridades polacas habían desmantelado una planta de envasado falsa en ese país sin lograr la detención de ninguna persona, propiciando que la organización cambiara la sede de producción a nuestro país. Los agentes detectaron que, a través de una web de Polonia y fuera de los canales legales de distribución, se estaba ofertando el referido producto al por mayor, y que se había establecido Barcelona como punto de entrega de la mercancía. Tras diversas gestiones se tuvo conocimiento que dos miembros de la organización tenían previsto viajar a la ciudad condal desde Polonia.

Una vez en España, se supo que los investigados se habían desplazado hasta una localidad de Gerona donde se reunieron con un posible comprador con el que accedieron a una nave. Ante la gravedad de los hechos, los agentes decidieron desplegar un operativo de manera urgente y procedieron a la entrada y registro de la nave donde localizaron palets llenos de cajas con la leche falsa para bebés. En total los agentes hallaron 30 palés con 13.320 cajas de leche en polvo de diferentes marcas falsas preparadas para su distribución y venta, 12.090 cajas de cartón contenedoras de packs de leche, 15.000 carátulas de cartón, 24 cajas de cartón conteniendo 2.000 cucharitas dosificadoras de plástico, 2.000 barras de pegamento térmico y 2 decapadoras térmicas para derretir las barras de pegamento. Además se registró una vivienda en Lloret de Mar (Girona) donde se localizó numerosa documentación relacionada con la ilícita actividad.

Los agentes procedieron al arresto de cuatro individuos, todos ellos de nacionalidad polaca y con antecedentes en Alemania y Polonia, siendo uno de ellos catalogado como extremadamente peligroso por su vinculación con delitos contra las personas en su país de origen. Tres de ellos han ingresado en prisión.

Adaptado al país de comercialización

Los agentes han constatado que la organización adquiría la sustancia a granel en Polonia, a un coste de 1 euro/kilogramo, y era importada hasta nuestro país junto a cajas de cartón impresas con nombres de conocidas marcas internacionales y sus embalajes interiores. Una vez en el almacén, y sin cumplir ningún requisito de salubridad e higiene, rellenaban de forma manual los embalajes interiores con 600 gramos de producto y los introducían en cajas que imitaban conocidas marcas especializadas. Las cajas eran selladas con pegamento y decapadoras térmicas para ser almacenadas hasta el momento de su distribución.

El producto era anunciado a través de canales digitales, siendo China su principal destinatario, y la distribución se realizaba a través de una empresa de transportes polaca. Los arrestados adaptaban la comercialización con el país demandante por lo que envasaban en distintos formatos y empleaban diversas marcas en función de la popularidad. El precio de la venta por caja era de 10 euros/600 gramos.

Grave riesgo para la salud de los bebés

El análisis y peritaje del producto han dado como resultado que se trata de un producto falsificado tanto en su contenido como en su continente, poniendo en grave riesgo la salud de los bebés. Aunque la sustancia no era nociva para la salud, carecía de los nutrientes necesarios para que la alimentación de los lactantes sea efectiva. Además, la ausencia de higiene y de medidas de seguridad en su manipulación puede ocasionar la ingesta de otros productos o trazas no controladas en bebés alérgicos o con cualquier otra afección.