Una menor de 13 años denuncia un intento de secuestro para justificar la rotura de su móvil

Una niña de 13 años ha fingido haber sido objeto de un intento de secuestro para justificar la rotura de su móvil, una versión que fue corroborada por una amigo incluso, según una nota de la Comisaría de Gijón.

Los hechos tuvieron lugar el pasado día 11, cuando la menor, acompañada de sus padres, manifestó a la Policía que habían intentando secuestrarla e introducirla a la fuerza en un vehículo. Según la versión dada por la niña, esta iba paseando por el barrio de El Coto con un amigo de 15 años cuando notó que alguien la agarraba por detrás y detenía su marcha, por lo que creyó en principio que la intención de esta persona era robarle el teléfono móvil que llevaba en la mano.

Sin embargo, al ver que su atacante la empujaba y tiraba de ella con la intención de introducirla en un vehículo parado en las inmediaciones pidió ayuda a su amigo. Este intentó auxiliarla pero en ese momento, fue agarrado por otro hombre que salió de la parte trasera del coche y lo inmovilizó, sujetando sus brazos en la espalda.

Esos dos hombres, junto con un tercero que esperaba al volante del coche, desistieron de su propósito al aproximarse a ellos otros viandantes, contó la menor. La niña llegó incluso a describirles como hombres morenos, fuertes y con marcado acento del Este de Europa. En el forcejeo, la menor no habría sufrido ninguna lesión, pero la pantalla de su teléfono móvil se le habría fracturado al caer al suelo.

Fruto de la investigación, y al volver a citar a las víctimas para aclarar ciertos aspectos de su testimonio, la madre de la menor expuso ante los agentes que todo lo relatado por su hija era mentira, que había inventado esta historia para evitar ser castigada por haber roto su teléfono móvil. La menor se mostró muy arrepentida por haber mentido, así como por haber convencido a su amigo para que mintiera con ella y haber iniciado los trámites de un procedimiento judicial.