Tecnología

La mayoría de los niños ya tiene móvil a los 15 años

A esa edad, el 95% de los jóvenes cuenta con su propio teléfono, y el acceso a estos dispositivos cada vez se produce antes.

Han nacido en un entorno completamente digital y manejan los dispositivos con una facilidad pasmosa que deja asombrados a los mayores, pero el acceso a los móviles debe tener algún tipo de limitación, un debate que la sociedad tiene abierto sin una respuesta concreta. ¿A qué edad pueden tener su propio móvil los niños menores de edad?

Publicidad

Los últimos estudios apuntan a España como uno de los países con más móviles por persona, más de 54 millones de líneas activas, una cifra muy superior a los habitantes (46,66 millones según el censo de 2018), una penetración de más del 113%, lo que significa que en el 99,6% de los hogares hay un teléfono, y más del 86% cuentan ya con acceso a Internet. Y el 70% de los menores de 15 años ya tiene su propio móvil, aunque en realidad el 95% posee uno, ya que en estos datos están incluidos los niños de 0 a 5 años, que, lógicamente, no lo tienen.

Pasamos varias horas al día delante de una pantalla, ya sea un ordenador, tablet o teléfono móvil, y en numerosos casos la primera acción al levantarse y la última antes de cerrar los ojos es echar un vistazo a las notificaciones del móvil. De hecho, los datos estadísticos dicen que consultamos la pantalla hasta 150 veces al día, y la media de utilización del móvil al día es de 3 horas y 51 minutos.

La escena de un niño inquieto o aburrido al que los padres entretienen con su móvil es muy habitual. El debate se centra hoy en establecer cuál es la edad recomendable para que tengan el suyo propio y qué uso deben hacer, siempre bajo la vigilancia de sus padres, porque está claro de que puede ser una herramienta de gran utilidad que sirve para potenciar la creatividad y desarrollar habilidades, además de tenerlos siempre controlados.

Las recetas sobre el tema de los móviles y los niños no son infalibles, y dependerá mucho de la situación familiar, zona de residencia y lo que hagan los otros amigos de la clase o la pandilla. Aquí van algunos consejos elaborados por Puntotronic, una de las empresas líderes en la venta de electrodomésticos online, que puede orientar en esta dura tarea educativa de los jóvenes de la casa.

Publicidad

1. Retrasar lo máximo posible el acceso de los niños al móvil, y de esta manera darles tiempo a madurar y a hacer un buen uso de ellos.

2. Controlar el tiempo que los niños usan los móviles, unido al uso de un control parental que no les permita navegar por Internet a su antojo.

Publicidad

3. Mantener unas pautas para que las pantallas no dañen sus ojos, como pueden ser sujetarlos por debajo del nivel de los ojos, un tamaño de letra adecuado, ajustar el brillo y tener siempre limpia la pantalla.

4. Mantener una postura correcta para que su uso no dañe sus cervicales y músculos. Poner el móvil a una distancia prudencial, ni muy pegado ni muy alejado y no usarlo más de diez minutos seguidos.

5. Restringir la descarga de contenido y de juegos. No todos los juegos y los contenidos son aptos para todos los niños y es conveniente controlar en que páginas webs entran o a qué tipo de juegos juegan, mejor los que ayuden a su educación o a mejorar su psicomotricidad.

6. Nunca ponerse en contacto con desconocidos ni mandar fotos ni contenidos privados. Además de que los niños exponen aspectos de su vida, pueden correr el riesgo de que les roben la identidad, sufrir estafas, robos en la vivienda al radiar lo que hacen y donde están en cada momento e incluso generar aislamiento.

7. No usarlo antes de irse a la cama ya que puede alterar el sueño. La luz azul que emiten las pantallas de los móviles puede reducir la producción de melatonina haciendo que sea más difícil coger el sueño y mantenerlo estable durante horas.

8. Poner horarios y normas de uso. Es fundamental que los niños no utilicen el móvil más tiempo del debido y que sea casi más un premio que algo normal en su día a día.

Publicidad

9. Conocer las claves de acceso. Por si se cree que el uso de ellos por parte de los niños no ha sido el adecuado.

10. Qué el móvil no sustituya el resto de actividades que un niño tiene que hacer según su edad. Salir a la calle, jugar, hablar con sus amigos o familiares son cosas fundamentales que un niño tiene que hacer para un buen desarrollo personal.