Llega el «Googxit»: Google reniega de Londres por el Brexit

Traslada su sus servicios de pago a Dublín ante la incertidumbre causada por la salida del Reino Unido de la UE

El drama del Brexit tiene ya su primer cadáver antes incluso de que se sepa cómo terminará la película. La multinacional Google ha hecho buena la máxima económica de que las turbulencias no son buenas para ningún negocio y ha decidido trasladar de Londres a Dublín sus servicios de pago.

La decisión, confirmada a Efe por fuentes de la empresa, se produce en la recta final de un debate político en Londres que aún no se sabe cómo terminará, aunque con la opción de que desemboque en un Brexit «duro» que puede suponer un notable perjuicio para la empresa.

Google ya se había puesto en contacto esta semana con sus clientes para comunicarles por escrito que, a partir de este jueves, se efectuarán modificaciones «en las condiciones» de los servicios. Con esta decisión, la filial Google Ireland Limited se hará cargo de las plataformas de pago en Europa, que hasta ahora estaban gestionadas por Google Payment Limited desde la capital británica. El objetivo, recalca la multinacional, es garantizar «la continuidad del negocio», pase lo que pase tras este ruptura, señalaron las fuentes a Efe, que agregaron que la decisión «no es temporal».

«Cuando esto ocurra (este jueves), podrás seguir consultando tus transacciones anteriores en pay.google.com, pero Google Ireland Limited será quien procese tus pagos y tu información, de acuerdo con lo estipulado en las nuevas condiciones del servicio», explicó la compañía en su correspondencia con los clientes.

Entre otros servicios de pago, la filial irlandesa gestionará los servicios de Google Pay y Google Play Payments, desde donde los clientes descargan aplicaciones móviles, agregaron las fuentes.