Así ha sido la campaña electoral en las redes sociales

Los partidos se han metido de lleno, más que nunca, en internet

El catálogo de Podemos estilo Ikea, muy viralizado
El catálogo de Podemos estilo Ikea, muy viralizado

Los programas de televisión de entretenimiento, el personalismo o el uso hiperactivo de las redes sociales son marca de la casa de las campañas electorales de Estados Unidos. Unas fórmulas que cada vez se van asentando más en la dinámica política española, como se ha podido comprobar en la campaña del 26J, informa Efe.

Con la intención de captar el voto más joven, el de los denominados «millenials» que prefieren Youtube y se mueven como pez en el agua en las redes sociales, los partidos se han metido de lleno en Internet.

De hecho, la sorpresa de estas elecciones ha sido que los «youtubers» han tomado la campaña, caso de Rush Smith, quien en colaboración con TwitterPolitica y YouTube, ha realizado una serie de vídeos para «acercar la política a los jóvenes» y «voten y hagan uso de las herramientas democráticas». Han participado Pablo Iglesias, Albert Rivera, Pedro Sánchez y Pablo Casado.

Pero han sido los propios partidos los que han adaptado su mensaje al medio y han convertido las redes sociales en el auténtico lugar de debate, o intento de ello.

El PP ha dejado a un lado las ballenas de su votante hipster, el del spot del 20D, para dar paso a «la loca de los gatos» que tiene 122 felinos -en referencia a los escaños conseguidos por el PP en los pasados comicios, menos el de Pedro Gómez de la Serna-, porque está «en contra de los perros».

Más sonada y parodiada ha sido la nueva sintonía del PP, presentada por el director de la campaña, Jorge Moragas, quien aseguró que estaban dudando en versionarla «entre el reguetón y el merengue» y, finalmente, se arriesgaron por algo más «bachatero».

La actuación del PSOE en las redes sociales se vio sorprendida por una inoportuna rama con la que chocó Sánchez mientras emitía en directo un vídeo a través de Facebook, de camino a la sede en Ferraz tras el debate televisivo a cuatro.

Aunque lo que de verdad se ha viralizado han sido los memes del candidato del PSOE con una de sus frases más repetidas en campaña: «El señor Iglesias votó que no».

Por su parte, la coalición de Podemos e Izquierda Unida (Unidos Podemos) ha conseguido aunar sus fuerzas en las redes sociales llegando a superar los cuatro millones de seguidores, gracias a la suma de los perfiles oficiales de los dos partidos y de sus principales líderes, Iglesias y Garzón.

En la «guerra viral», Izquierda Unida ha mantenido su apuesta por la distribución de contenidos a través de las redes sociales, donde enamoraron en los comicios del 20D con los «gatetes de Garzón»; pero ahora se dejan llenar los estómagos a base de «tuppers de mamá», en referencia a todos esos jóvenes que se han visto obligados a emigrar al no encontrar su futuro en España.

Los usuarios de Internet han podido adentrarse en la cara B de las campañas electorales con la serie «Garzón on the road», que durante los quince días ha seguido al número 5 de la lista de Madrid de Unidos Podemos, algo que rara vez suele verse y que pretende, según su equipo de campaña, mostrar al «Garzón más informal y seductor».

Sin embargo, Podemos ha entrado en el terreno emocional de la campaña electoral con la carta enviada en el buzoneo del partido, en la que Esperanza, una joven «ficticia» de 30 años e investigadora experta en biología molecular, ha tenido que emigrar a Londres.

Pero, sin duda, lo más sonado de la campaña ha sido su catálogo-programa, emulando una conocida marca de muebles.

Tan sonado que su eco no ha cesado durante estos días, y si la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, se refirió a una de las fotos del catálogo para criticar en un mitin que «algunos de Podemos corten el queso con un cuchillo cebollero», el PSOE hasta sacó un vídeo-parodia para poner en duda que se pueda construir el país con las recetas del partido morado.

Por su parte, Ciudadanos atrajo la mirada de la red con su primer anuncio «Los héroes anónimos», en donde se coló el doble de Iglesias con la frase: «Todos los días la misma coletilla, macho».

Ante las críticas, Podemos lanzó un vídeo por donde recorre los sillones que «le importan a la gente», porque «ya que dicen que de lo único de lo que nos interesa hablar es de sillones, vamos a hablar de sillones», y hace un repaso por los problemas que quieren solventar en España.

Así, elecciones tras elecciones, la campaña en los mítines ha quedado en segundo plano y las respuestas en lugar de en debates, se sueltan a base de cuñas en formato de tuits y vídeos electorales.

EFE