El oscuro mundo del hackeo

En lo que llevamos de año, el 76% de las empresas españolas, o compañías cuya base de operaciones de seguridad se encuentra en nuestro país, ha tenido un ciber incidente

En lo que llevamos de año, el 76% de las empresas españolas, o compañías cuya base de operaciones de seguridad se encuentra en nuestro país, ha tenido un ciber incidente.

Si hay alguna lección que todos debemos aprender, es que los hackers son gente peligrosa. Interfieren en nuestras elecciones, roban contraseñas y números de tarjetas de crédito y son capaces de poner patas arriba a todo un país. Ignoran los límites, su objetivo principal es provocar el caos. El pasado 2018, el Centro Criptológico Nacional (CCN) gestionó un total de 38.029 incidentes de ciberseguridad en todo el mundo, un 43,65% más que en 2017.

La previsión para este ejercicio aumenta, y los ataques entre países serán la principal amenaza para la seguridad nacional. En los últimos 12 meses, el 2,7% de los ciberataques advertidos por el CCN tenían una peligrosidad crítica, lo que supone una media de 2,8 incidentes diarios de este tipo. Corea del Norte, EEUU, Irán y China son los grandes patrocinadores de esta práctica que tanto daño hace. Nuestro país ya ha sufrido este tipo de amenazas. En lo que llevamos de año, el 76% de las empresas españolas, ha tenido un ciber incidente con consecuencias significativas.

Las compañías que facturan entre 2.000 y 5.000 millones de euros son las que experimentan un mayor número de incidentes al año. Pero dentro de lo que cabe, podemos estar más tranquilos que otros países: España es el séptimo país del mundo más preparado para este tipo de ataques. El 30% de las compañías considera que está poco o nada preparada para afrontar un incidente de este tipo, y aunque parezca que no, es una baja cifra.

Por suerte, entre los sectores de actividad, la banca es el sector que más seguro se siente. Las empresas españolas, en su conjunto, dedican a ciberseguridad una media del 8,5% del presupuesto destinado a tecnologías de la información. Dentro de esta partida, deciden invertir mayor cantidad en protección (40%), vigilancia (26%), resiliencia (18%) y gobierno (15%). Sin embargo, relajarse no es una opción. Entre el resto de tendencias de cara a 2019, el CCN ha alertado sobre la llegada de las redes de datos 5G. «La adopción de 5G ampliará la superficie de ataque», según la agencia, que cree que los dispositivos conectados directamente a la red móvil en lugar de a WiFi son «más vulnerables».