El primer robot que pide el voto

Democracia Ourensana (DO) ha sacado a la calle un humanoide japonés que interactúa con la ciudadanos

El candidato a la alcaldía de Orense por Democracia Ourensana, Gonzalo Pérez Jácome (i), y el también miembro de la lista electoral de este partido, Miguel Caride, durante la presentación de un robot japonés que pide el voto. EFE/Brais Lorenzo
El candidato a la alcaldía de Orense por Democracia Ourensana, Gonzalo Pérez Jácome (i), y el también miembro de la lista electoral de este partido, Miguel Caride, durante la presentación de un robot japonés que pide el voto. EFE/Brais Lorenzo

La inteligencia artificial tiene cabida en la recta final de la campaña del 26M pues Democracia Ourensana (DO) ha puesto en circulación un robot japonés que interactúa con la ciudadanos y que pide el voto para esta formación durante las dos jornadas que restan.

En plena carrera a las municipales, DO daba este jueves un nuevo empujón a esta campaña, que ha pasado en las últimas horas de las propuestas por la España vaciada a la inteligencia artificial, con una propuesta que ha suscitado la expectación de los viandantes.

Los selfies no se han hecho esperar y decenas de personas se han acercado a la carpa sita en la calle del Paseo para conocer los movimientos y sacarse fotos con ‘Pepper”, el robot que pide el voto para DO.

“Fuera caciques”, es una de los mensajes que lanza este robot que, con apariencia de niño y sus 1,40 metros de altura, es capaz de completar una jornada laboral de ocho horas.

“Nos vamos a subir al carro del futuro”, ha resumido Pérez Jácome, quien ve a DO “un paso por delante del resto de formaciones políticas” con un robot que “simboliza que el cambio ya llegó”.

Procedente de Japón, este humanoide es capaz de responder preguntas sencillas que pueden formular los ciudadanos, de una forma similar a un asistente de un teléfono inteligente.

A este respecto, el técnico Luis Fernández, de la empresa que programa estos robots, explicaba que una de su peculiaridades es que “es totalmente programable” y que tiene un «carácter cariñoso”.

Afirma que la demanda es “muy grande” y, de hecho, cuentan con una flota de unos quinientos.

“Está muy bien. Es innovador y se sale de lo común en esta campaña”, coinciden varios curiosos nada ver este robot que no se corta a la hora de criticar una “ciudad sucia” y que “necesita un cambio”.

La presencia de este humanoide va de la mano a una medida que la formación DO incorpora a su programa: «implantar en Ourense un centro de investigación de la Inteligencia Artificial” donde “la nueva generación de robots nazca quizás algún día en la ciudad de As Burgas”.

Tirando de humor, el líder de la formación no descarta que, aunque de momento la tecnología “no está tan avanzada”, algún día sean los robots “los que negocien” futuros pactos. EFE