Hyundai introduce un monitor de ángulos muertos

En una pantalla del cuadro de instrumentos aparecen las imágenes de los laterales del vehículo al activar el intermitente, mejorando la seguridad al cambiar de carril.

La pantalla se activa al poner el intermitente, mostrando lo que sucede en el ángulo muerto.
La pantalla se activa al poner el intermitente, mostrando lo que sucede en el ángulo muerto.

Este sistema mejora la seguridad en las maniobras de cambio de carril, detectando la presencia de vehículos que no se ven en el retrovisor.

La ayuda de las cámaras exteriores en el vehículo está contribuyendo a mejorar la seguridad en los desplazamientos por carretera, convirtiéndose en una gran ayuda para evitar accidentes de tráfico. Hasta ahora las cámaras se empleaban en maniobras de aparcamiento, incluso con avanzados sistemas de visión 360º que proporcionan una imagen real del coche y todos los obstáculos que lo rodean, y en Hyundai han dado un paso muy importante al emplear esta tecnología para el control de lo que sucede alrededor del coche, también en marcha.

El monitor de alerta de ángulos muertos se introdujo por primera vez en el Hyundai NEXO en 2018, un vehículo de célula de combustible que emplea hidrógeno para producir electricidad a bordo y moverse sin emisiones contaminantes. Ahora llega también al Santa Fe, el SUV de siete plazas de la firma coreana, que ha recibido numerosos premios en toda Europa por sus innovadores avances en materia de seguridad y por la fiabilidad, logrando las cinco estrellas en las pruebas de choque de EuroNCAP y el premio SafetyBest.

El detector de ángulo muerto ya se monta en muchos modelos de coches –incluso utilitarios- con una luz en el retrovisor que alerta de la presencia de otro vehículo. En Hyundai han ido un paso más allá al introducir una pantalla a color en el cuadro de mandos que proyecta las imágenes de lo que sucede alrededor del coche cuando conectamos el intermitente para realizar una maniobra de cambio de carril o adelantamiento.

El sistema utiliza monitores de visión angular en ambos lados del vehículo para capturar las zonas que no se pueden ver desde el retrovisor exterior, facilitando las maniobras en condiciones de reducida visibilidad por lluvia, niebla o falta de luz.