Microsoft presenta Surface Neo, con doble pantalla y Windows 10X

El nuevo dispositivo estará a la venta en las Navidades de 2020 con dos pantallas LCD de 9 pulgadas cada una, que se abren y forman una superficie interconectada de 13”.

La novedad más destacada de Microsoft ha sido Surface Neo con sus dos pantallas táctiles de 9” unidas por una delgada bisagra.
La novedad más destacada de Microsoft ha sido Surface Neo con sus dos pantallas táctiles de 9” unidas por una delgada bisagra.

Las dos pantallas de 9 pulgadas se pliegan con una bisagra prácticamente invisible que permiten trabajar en dos tareas a la vez más un teclado completo y un lápiz.

La presentación de las novedades de hardware de Microsoft ha tenido algunas sorpresas como el móvil plegable de pantalla dual Surface Duo con dos pantallas de 5,6” y sistema operativo Android, los auriculares Surface Earbuds y los nuevos dispositivos Surface (Laptop 3 y Pro X), pero sin duda el más esperado, por todo el tiempo que lleva hablándose de él, ha sido en Surface Neo, con el que la compañía quiere introducirse en la moda de las tabletas de doble pantalla, en este caso unidas por una bisagra prácticamente invisible.

Tal como se esperaba, Surface Neo llega con dos pantallas LCD de 9 pulgadas cada una que se pueden abrir mediante una bisagra que las une, creando una superficie de 13 pulgadas que se puede configurar para visualizar dos tareas completamente independientes. Otra novedad es que incorpora el lápiz stylus compatible con la pantalla táctil, y que se aloja en la parte trasera mediante un sistema magnético por el que queda fijado cómodamente, listo para usarlo en el momento que se precise.

También hay novedades en el teclado desplegable que se ha creado para Surface Neo, con funcionamiento a través de Bluetooth, que se acopla sobre la pantalla que en ese momento está situada en la parte inferior, ocupando tan solo una parte, mientras que el resto es un área llamada Wonderbar que se puede emplear como trackpad o para visualizar otra información. Y cuando no se utiliza, puede quedar escondido en la trasera, junto al lápiz óptico.

La clave del buen funcionamiento de estas dos pantallas está en el procesador Intel diseñado específicamente para Surface Neo, que se encarga de orientar las ventanas según la disposición que tenga en cada momento y el movimiento de aplicaciones, creando un escritorio al gusto del usuario, que decide cómo visualizar, ocupando todo el espacio disponible o una de las pantallas.

El sistema operativo es una versión especial de Windows 10X, que no es nuevo, sino una extensión con las funciones necesarias para que el usuario pueda exprimir al máximo las virtudes de tener dos pantallas independientes o unidas. En cuanto al procesador, no se han dado muchos detalles, tan solo se ha comentado que pertenece a la familia Lakefield y que llevará una GPU integrada de 11ª generación.

Para que las pantallas funcionen bien, Microsoft ha desarrollado la extensión de Windows 10X que orienta las imágenes correctamente.

El teclado físico es otra de las grandes novedades junto con el lápiz que se guarda en la parte trasera pegado con un sistema magnético.