Actualidad

Panasonic ya tiene sus primeras fábricas libres de CO2

Las plantas de Hyogo (Japón) y Tessenderlo (Bélgica) aplican desde el mes de enero un sistema de gestión medioambiental cero emisiones de dióxido de carbono.

La utilización de energías renovables y la sustitución de calderas de combustibles fósiles han sido las claves para ahorrar 5.000 toneladas de dióxido de carbono.

Publicidad

Tan importante como poner en el mercado productos que contribuyan a la reducción de emisiones contaminantes por su alta eficiencia es que los procesos de fabricación sean lo más limpios posibles. En Panasonic se preocupan de que su actividad industrial no deje huella en el planeta y han empezado a operar en sus primeras fábricas de cero emisiones de CO2, concretamente en el Panasonis Eco Technology Center (PETEC) en Hyogo (Japón) y en el Panasonic Energy Belgium (PECBE) en Tessenderlo (Bélgica), menos contaminantes desde el pasado mes de enero.

Desde su fundación, Panasonic está implicada en la gestión medioambiental, promoviendo actividades medioambientales desde junio de 2017 que se enmarcan en el concepto Panasonic Environment Vision 2050. En busca de una sociedad sostenible, la compañía ha trabajado globalmente para crear fábricas que no emitan dióxido de carbono en sus operaciones, y con esta filosofía la factoría de Bélgica produce baterías sin emisiones de CO2 gracias a un sistema de generación de energía renovable y la implementación de utilización de créditos de carbono para compensar las emisiones que producen los combustibles fósiles.

Publicidad

Las dos fábricas han instalado una serie de procedimientos a base de utilizar energías renovables y sustituir los combustibles fósiles con el resultado de un ahorro de unas 5.000 toneladas anuales de dióxido de carbono a la atmósfera, algo que nuestro planeta agradecerá siempre para frenar el cambio climático.

Publicidad

En la planta de Japón se ha instalado un sistema de generación de energía fotovoltaica con capacidad de generar 50 kW mediante paneles solares, con una ampliación prevista para 2019 a 624 kW. Además, toda la energía que se utiliza procede de fuentes 100% renovables y se ha empleado un crédito para compensar las emisiones de CO2 procedentes de combustibles fósiles.

La planta de Bélgica cuenta con un sistema de generación de energía eólica de 100 metros de altura que produce 2 MW desde 2016, se ha cambiado toda la electricidad adquirida por fuentes renovables y se han sustituido las calderas de combustibles fósiles por otro tipo de sistemas que ahorran energía y emisiones contaminantes. También se está utilizando tecnología LED en iluminación, se ha adquirido un vehículo eléctrico y se han empleado residuos de madera para la pared del nuevo comedor.