Sol Raiders: la realidad virtual competitiva llega a Madrid

Sol Raiders es el primer juego de realidad virtual competitivo que ha llegado a España. Te contamos la experiencia de nuestros redactores.

Se llama Sol Raiders y es el último juego de realidad virtual que Zero Latency ha puesto a disposición de sus visitantes. Se trata del primer juego de realidad virtual competitivo llegado a nuestro país, que se desarrolla en una sala con una superficie de 220 metros cuadrados, por lo que el área de juego resulta más que suficiente para dos equipos dispuestos a liquidarse entre ellos. Como si de un paintball virtual se tratase. Nosotros lo hemos probado. Chicos contra chicas. ¿Quién crees que habrá ganado?

La preparación

Nada más llegar al recinto sito en la calle Pradillo 54 de la capital recibimos las indicaciones del juego, que son traducidas el inglés por el coordinador del centro. A continuación nos tuvimos que poner una mochila de unos cinco kilos de peso aproximadamente a las espaldas, las gafas que te permiten sumergirte en otra realidad y los cascos. Y es que la intercomunicación entre los miembros de un mismo equipo resultará imprescindible para ganar la partida. Una vez vestido, y recomendamos ir en manga corta incluso en invierno, porque ejercicio se hace, se pasa a la sala donde se desarrollará la partida. Allí es donde se recibe el fusil. Sol Raiders permite dos tipos de arma. Su manejo es muy sencillo incluso para quienes no tienen costumbre de jugar a videojuegos.

El juego

La partida tiene una duración de media hora, a lo largo de la cual hay que competir en 3 juegos dos veces. En dos de ellos se trata de “marcar” en la zona del contrario disparando contra una enorme bola. El tercero es un “pilla la bandera” moderno y virtual. Por supuesto, para conseguir ganar, hay que matar a los del equipo contrario. Y tratar de que no te maten a ti. La realidad virtual está más que lograda y a los pocos minutos ya te has sumergido en un mundo alternativo. Subes rampas, bajas escaleras, acechas detrás de paredes inexistentes, hablas con tu compañero de juegos... y sudas. Mucho. Porque hay que correr. Te sientes como inmerso en una batalla de la guerra de las galaxias y mucho cuidado con el trasladador, que en el caso de las chicas tomaban cual de tabla de surf se tratase.

Víctor Laguna, de Zero Latency, señala que se trata del único “juego competitivo de jugador contra jugador”. Desarrollar un juego de las características de Sol Raider, de momento solo disponible en la capital, lleva un tiempo superior al medio año, contando con una amplia plantilla. De momento, la experiencia de usuarios, reseña, es muy buena: “la gente sale diciendo que es muy divertido, que mola mucho”. El precio por jugador es de 39 euros. Y el fin de semana está completo. La limitación de edad a 13 años, nos cuenta, es “más por un tema de estatura; el equipo a los peques les queda grande”.

Las sensaciones

El equipo azul estaba formado por dos redactoras y el equipo naranja por dos redactores. Para Jorge (21), cuyas expectativas eran altas, “la experiencia las superó con creces. Es como transportarte a otro mundo durante unos minutos, el siguiente nivel de la inmersión. Sobre todo, fue muy divertido. Una experiencia que todo el mundo debería probar al menos una vez”. María (23), miembro del equipo azul sostiene que “los episodios a los que te transporte el juego son tal reales que es imposible no saltar las grietas del suelo, no correr o intentar esquivar las balas de tus contrincantes. Olvidas que estás en una habitación sin nada alrededor. Creo que es perfecto para descargar adrenalina, incluso para hacer deporte. Volar sin despegarte del suelo aquí es posible. Hay momentos que aunque el equipo pesa, te olvidas de que lo llevas puesto. Creo que no es juego para aficionados de videojuegos sino un arte para los amantes de la ficción que quieran transpórtese a otros lugares por lo tanto, aquí la edad no importa”

El más joven de los jugadores, Ismael (19), afirma que su experiencia en general en Zero Latency fue “bastante satisfactoria. La idea del dos contra dos se me hizo muy entretenida y dinámica. La sala donde jugamos es enorme, lo que facilita el moverse, que es probablemente la capacidad más destacada del juego que probamos. Por lo tanto, es una experiencia recomendable para cualquier público que quiera pasar un rato entretenido ya sea en familia, o con amigos” A Almudena (49) el juego de realidad virtual le ha encantado: “es muy divertido. Te tiene en completa tensión la media hora que dura el juego, que se pasa volando. Lo recomendaría para personas de todas las edades. Eso sí, hay que estar medianamente en forma” .

No es para menos. Durante el juego se sufre, se ríe, se grita, se corre, se hace ejercicio...

¿Quieres saber quién ganó?

En LA RAZÓN nos distinguimos por tener una plantilla en la que el 50,5% son hombres y el 49,5% mujeres, por lo que la igualdad es evidente. Así que nuestros jugadores, pese a que ellas antes de comenzar pensaban que serían barridas del mapa por ellos, no iban a ser menos. Y se produjo un empate, que los cuatro han prometido deshacer en otra ocasión. Pero eso ya forma parte de una historia diferente.