La pesadilla de Caron McBride: 21 años acusada de malversación por no devolver una película al videoclub

En una entrevista con LA RAZÓN confiesa que no fue ella quien la alquiló

Selfie de Caron McBride para LA RAZÓN
Selfie de Caron McBride para LA RAZÓN FOTO: La Razón Cortesía de Caron McBride

Caron Marie S. Davis estaba feliz. Esta mujer de 52 años que vive en Texas se dirigió en noviembre de 2020 a modificar su apellido en la licencia de conducir tras contraer matrimonio. Cual fue su sorpresa cuando le negaron el trámite porque en sus antecedentes constaba un delito grave. No era la primera vez que Caron, ahora apellidada McBride, encontraba trabas a la hora de hacer alguna gestión administrativa, e incluso de manera sospechosa había sido rechazada en varias entrevistas de trabajo, y despedida de otros sin razón aparente. «Al parecer he tenido problemas con mis datos durante más de 20 años y ni siquiera lo sabía hasta que intenté cambiar mi apellido en mi dl («drive license»), porque me casé», cuenta Caron a LA RAZÓN desde su casa de Texas. La persona que la atendió por correo electrónico en la oficina de Cleveland, en Oklahoma, donde tenía su residencia anterior, le dijo algo que la dejó de piedra. En su ficha constaba que en el año 2000 había sido acusada de «malversación de fondos» por valor de 58,59 dólares. Confiesa que «casi me da un ataque al corazón», y que incluso a la empleada pública le dio reparo confesarle el motivo.

Captura de la acusación
Captura de la acusación FOTO: CBS Cortesía de Caron McBride

Tras el susto inicial le facilitaron un número de referencia para que pudiera averiguar el auténtico motivo que, nos confiesa, «me ha afectado mucho durante los últimos 20 años, y nunca supe por qué hasta hace poco; he perdido mucho dinero en las últimas décadas por eso». Al otro lado del teléfono, la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Cleveland: cargo de malversación de fondos por haber alquilado en 1999 en el videoclub Movie Place la cinta de VHS «Sabrina, la bruja adolescente», y no haberla devuelto.

La cinta de la discordia
La cinta de la discordia FOTO: La Razón Amazon

«No estoy segura de por qué me apuntaba a mí», nos explica sobre el alquiler, aunque si tiene la sospecha de que «mi ex novio la alquiló a mi nombre para sus hijas jóvenes en ese momento». Incluso asegura que no tiene «un aparato de VHS y no lo he tenido desde hace años». Eso, unido a que el establecimiento de alquiler cerró en 2008, causó que el caso fuera «desestimado y luego eliminado de mi expediente hace una semana». Caron se quedó con el gusanillo y por fin vio la película que le ha causado problemas durante dos décadas: «Vi alrededor de 2 minutos, ja, ja, ja. Nunca la había visto hasta hace unos días, pero tenía que ver qué había causado todo el alboroto... pero no la hubiera alquilado. A cada uno lo suyo».

Ahora su vida ha vuelto a la normalidad, pero confiesa que «eso no cambia el hecho de cómo ha afectado mi vida y las dificultades financieras que me ha causado a mí y a mi familia». Además, Caron nos asegura que «no puedo pagar un abogado» que pida por ella la compensación por los errores, y aunque ha pensado incluso en hacer un «go fund» para conseguir ayuda financiera, la solución podría estar en el problema. El elenco de la serie, encabezada por su protagonista, Melissa Joan Hart, enterados del tema, están pensando en subastar un guión firmado para ayudarla. Y así desaparecerían los problemas, nunca mejor dicho, como por arte de magia.