Coronavirus

Ponce: "Es importante que los empresarios no se asusten y tiren para adelante, los toreros vamos a dar la cara”

El diestro se ha anunciado a primeros de agosto en Navas de San Juan con cuatro toros y un rejoneador, “creo que se han precipitado cancelando ferias”

Enrique Ponce en imagen de archivo
Enrique Ponce en imagen de archivo larazon

Apenas comienza la desescalada Enrique Ponce ya ha anunciado que toreará este año. Lo primero en Navas de San Juan (Jaén), cuatro toros en solitario y un quinto para un rejoneador. Reses de su propia ganadería, algo que no había hecho en toda su trayectoria. Habla claro y sin tapujos Ponce sobre cómo ve la situación de la Tauromaquia. Es un ahora o nunca.

-¿Cómo surge torear en Navas?

-Soy partidario, tomando las medidas sanitarias que sean necesarias, de que la temporada no se nos vaya en blanco y por eso voy a poner de mi parte todo lo que pueda. Esto ha surgido porque el alcalde quería montar una corrida y no lo he dudado. Lo hago encantado.

-Incluso anunciarse con una corrida de su ganadería.

-Eso nunca lo he hecho y así es otro aliciente más.

-Imagino que estará abierto a más opciones.

-Estamos tratando de cerrar otros festejos. Es el momento de arrimar el hombro y no solo los toreros, también los empresarios y la afición. Si a las terrazas y los restaurantes va la gente, ¿por qué no van a ir a los toros? No va a ser igual que antes, habrá que dejar el aforo que digan, cumplir ciertas normas, apretarnos el cinturón, pero creo que todo eso merece la pena por sacar la temporada adelante.

-En cambio, se siguen cancelando ferias.

-Creo que se han precipitado en cuanto a la cancelación de las ferias. Entiendo que no se podrían dar ferias al uso, pero sí hay alternativas. Si son cinco festejos igual haber dado dos, pero ha habido una precipitación y se han cancelado con meses de antelación. No es bueno, sobre todo cuando falta tanto tiempo. Por eso la necesidad de anunciarme, en Navas y donde pueda con dignidad, por renacer, por resurgir, es una declaración de intenciones de apoyar la fiesta en las buenas y en las malas.

-¿Se habló de esto en la reunión de los toreros que hicieron hace unas semanas?

-Sí, en la reunión que mantuvimos los toreros uno de los temas que abordamos es que había que tirar para adelante y nosotros estábamos dispuestos a mirar por la Fiesta.

-Adaptándose a las circunstancias...

-Eso es, dentro de la dignidad del espectáculo. Cuando se hablaba de torear sin público yo no lo acababa de ver. Para mí hubiera sido las últimas de las opciones. Pero reducir el aforo me parece asumible. Ya se volverá al esplendor, ahora toca esto y sacarlo adelante, pero no debemos dejar pasar la temporada. Creo que es importante que los empresarios no se asusten, los toreros vamos a dar la cara y aquí estamos, hay que ser valientes y si luego llega agosto y las ferias no se pueden hacer pues ya habrá tiempo para desmontar, pero si cancelamos está todo perdido.

-En realidad, todavía queda mucha temporada por delante.

-Tenemos tres o cuatro meses por delante. El año pasado a estas alturas no sabía si iba a poder torear porque estaba cojo perdido, pero me anuncié en las ferias de agosto y septiembre. Si no las llego a firmar no hubiera podido torear, porque diez días antes es imposible. Pues esto es parecido. Si no lo montamos, si no lo hacemos es imposible. Si luego llega el momento y la crisis sanitaria se ha puesto peor, pues son cosas que no están en nuestra mano, pero ¿y si están mejor? Hay que tener la voluntad de trabajar y tirar hacia adelante.

-¿Cómo se ha sentido como profesional respecto a la gestión del Gobierno?

-Ya no hablo ni como profesional, como hombre libre, me he sentido ofendido y ninguneado. Exigimos respeto e igualdad y libertad para ejercer la tauromaquia. Es increíble que los gustos personales puedan afectar a un cargo público con los impuestos de todos. Esto no es un capricho de cuatro personas, es un espectáculo que mueve mucho dinero que va a parar a las arcas del Estado y no solo en IVA. Los cánones de arrendamiento que se paga a las distintas comunidades por las plazas de toros son tremendos.

-¿Qué opina sobre la polémica que hay en el propio sector y las negociaciones con la Junta de Andalucía en la que se valora quitar un banderillero y un picador de los festejos?

-Creo que todos tenemos que apretarnos el cinturón, pero yo no tocaría puestos en cuanto al número, otra cosa es que ajustemos el presupuesto y se reduzcan los sueldos.

-¿Cómo ha llevado el confinamiento?

-Entrenando a tope. Estoy preparado para torear mañana donde sea. Me encuentro igual que cuando toreé en Olivenza y deseando volver a empezar, muy preparado.

-¿Y de cabeza?

-Este tiempo no ha sido fácil para nadie. Se le da muchas vueltas a la cabeza por todo lo que ha pasado. Afecta mucho ver esa cantidad de muertos, de infectados, lo que han sufrido las familias y ver cómo España se resquebraja. Estábamos saliendo para adelante después de la crisis que habíamos pasado y ahora esto es muy duro. Creo que los españoles hemos sido ejemplo de unión con los sanitarios y con las instituciones de la policía y la guardia civil. Ahora es importante estar unidos. Y no es fácil.