Ángel Teruel: «Madrid tiene que dar y quitarme todo, pero me debe una oportunidad»

El diestro madrileño se recupera del percance sufrido el pasado dos de mayo en Las Ventas

El diestro efectúa un derechazo antes de ser herido por el primer toro el pasado dos de mayo

Ángel Teruel continúa con la recuperación de la grave cornada sufrida el pasado dos de mayo en la Corrida Goyesca de Las Ventas. El doctor D. Máximo García Padrós ya le ha retirado los puntos de la herida. El torero madrileño se encuentra con muchas ganas de recuperarse lo antes posible.

¿Qué tal va la recuperación?

Estoy recuperándome poco a poco, andando y con la bicicleta.

¿Cuándo plantea la vuelta a los entrenamientos?

En breve, empezaré a fortalecer la pierna. Hago ejercicio con la bicicleta estática y me dan masajes en la pierna para que se fortalezca pronto.

Es una pena lo que pasó porque era una tarde importante de cara al futuro...

Fue una tarde en la que hubo de todo y pasó de todo. Se vivió el momento amargo del toreo y yo viví el momento más trágico. No sabía por donde me había salido el pitón, pero notaba un gran dolor en la parte de arriba, en la zona de la cadera. Por eso no pude continuar la lidia. Querría que mi presentación hubiera sido de otra manera.

Se ha comentado que existe la posibilidad de repetir el cartel del dos de mayo. ¿Sabe algo al respecto?

Estoy deseoso porque lo pongan, sea donde sea. Ya sea en Madrid o en otras plazas, cuando esté recuperado iré donde me llamen. Sería un aliciente para la Feria de Otoño, para nosotros y para el público. He sufrido varias cornadas y por si había duda de algo sobre mí, está más que demostrado que he pasado por esto.

¿Cómo es la preparación de un torero para ir a Madrid después de no contar con apenas oportunidades la temporada anterior?

El año pasado sólo toreé las dos tardes de Madrid. Ante eso toca plantearse las cosas, pero tengo mucha fe, muchas ganas y sigo confiando en mí mismo. Soy muy constante, en la vida y en el toreo. Intento ver todos los toros lo que puedo y aprender mucho de mi profesión, pero sobre todo, mejorar como torero y como persona. Hay que sufrir estos peajes para poder circular por la autopista y expresar lo que siento.

Dicen que a Madrid se va a triunfar o morir... ¿Qué hay de verdad en ello?

Vas concienciado que en Madrid tiene que pasar siempre algo importante. Es tu carta de presentación. Soy de Madrid, Las Ventas es mi plaza y quiero tener mi mejor presentación en la mejor plaza del mundo. Madrid tiene que darme y quitarme todo, pero me debe una oportunidad.

Cuando uno lucha por torear y los contratos no llegan, se sufre y mucho. ¿Cómo lo afronta?

En mis circunstancias, la tarde del dos de mayo era lo único que tenía. Me refugio en mi recuperación, en ganar los obstáculos de la vida. Este es mi sueño y ganaré la batalla.

Es hijo de una figura del toreo, ha llegado a ser matador de toros en el campo y la pasada temporada sólo toreo las tardes que estuvo en Madrid. ¿A dónde quiere llegar Ángel Teruel?

A lo más alto del toreo. El factor suerte es muy importante también. Mi meta personal, propia y como torero es la humildad. Quiero llegar a la cima y sólo por eso, merece la pena.

Imagino que su máximo referente será su padre. ¿Qué consejos le da su padre?

Ha sido un referente para mi muy importante. Él me dice que lo que haga en la vida y en el toro, que sea con la máxima verdad posible. Que si lo creo y lo disfruto, voy a hacer que se lo crean y lo disfruten ellos.

¿Y un referente que no sea su padre?

Tengo muchos: Julio Robles, Antonio Ordóñez o Luis Miguel Dominguín, que han estado muy unidos a mi familia. Sobre todo, intento aprender lo mejor de cada uno.

¿Cree que se le ha exigido más por venir de donde viene?

No cabe duda. En mi primera temporada como novillero en 2006, llegué y me conocían por ser «hijo de». Ha sido la cruda realidad. Muchas veces han querido verme como a mi padre en sus últimos años de gloria, pero ha cambiado todo, ahora lo que toca es luchar por ello.

¿Tiene algún compromiso más para esta temporada?

No hay nada confirmado todavía. En el aire hay dos corridas para junio. Me recuperaría antes si tuviera un aliciente que te hace tirar para adelante, como es una corrida a la vista.

Dicen que con esfuerzo y esperanza todo se alcanza...

Mi meta es que quiero torear. Sé que tiene que surgir la oportunidad. Hay que seguir avanzando y aprendiendo para lograr lo que me he propuesto.